Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

La edad media de los investigadores del CSIC es de 46 años

La edad media de los investigadores españoles que trabajan en organismos autónomos de la Administración es de 44 años. Destaca la cifra de 46 años correspondiente a la edad media de aquellos que prestan sus servicios en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, así como la juventud -36 años- de los oceanógrafos de este país.

El Ministerio de Universidades ha realizado un inventario sobre el número de investigadores que existen en España. Según la primera evaluación, la cifra total facilitada por los propios organismos investigadores es de 11.300, de los cuales 3.100 están adscritos a organismos autónomos de la Administración, perteneciendo el resto a las universidades, a los organismos de investigación de defensa y sanidad y a otros sectores.Sobre el colectivo de esos 3.100 investigadores se dispone, por primera vez, de datos que permiten descubrir el marco y las peculiaridades de su trabajo. La edad media de estas 3. 100 personas es de 44 años. De ellos, 1.426 desempeñan labores profesionales en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, con una edad media de 46 años; 851, en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, con 42 años; 339, en la Junta de Energía Nuclear, con 44 años; 187, en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, con 43 años; 123, en Obras Públicas, con cuarenta años; 120, en el Instituto de Oceanografía, con 36 años -el nivel más joven de investigadores en organismos oficiales lo ofrece esta entidad-, y 54 personas, en el Instituto Nacional Geográfico, con 45 años.

Respecto a la edad de los investigadores en unos u otros campos de la actividad científica, destacan los 46 años de edad media de los investigadores en química, ciencias médicas y lingüística; los 44 años de los matemáticos y los investigadores en ciencias tecnológicas, y los 43 de los físicos e investigadores agrarios.

Falta aún conocer datos similares a los anteriores respecto al resto de 8.200 investigadores que no trabajan en organismos oficiales. Sobre estas personas no se dispone de suficiente información. Tras la realización del inventario, una vez sea completada la información, los datos obtenidos pasarán a formar parte del libro blanco sobre investigación. Dentro de las acciones emprendidas por la Dirección General de Política Científica, se seguirá la actualización del banco de datos para ofrecer, según declaran fuentes de organismos, «una perspectiva del potencial científico del país. Está previsto que colaboren en la realización de dicha encuesta diversos organismos de investigación oficial, pertenecientes a otros departamentos ministeriales, así como del CSIC y de las universidades».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de febrero de 1980