A Radiotelevisión Española siempre se le puede vender un poco mas caro

RTVE ha estado comprando sus productos con un 10% por encima de los precios normales del mercado. Se compra al por menor lo que podría comprarse a mayoristas o fabricantes. El 63% del presupuesto para gastos corrientes se denomina «otros gastos» y la absoluta mayoría de las compras, de un total presupuestado de 7.000 millones de pesetas, se efectúan, no por expediente, sino por contratación directa. En TVE se dan, afirma la auditoría, todas las circunstancias para que puedan llevarse a cabo prácticas fraudulentas. El descontrol es tal que, «no es posible hacer una auditoría de las compras» de este organismo.

Más información
El grupo comunista presenta tres mociones en la mesa del Congreso
Buen número de filmaciones están archivadas en laboratorios privados
"Tele-radio", algo más que la programación semanal

La organización de la función de compras es vital en cualquier empresa. En el caso de RTV E, según el informe, no se puede hablar de verdadera organización de compras porque no existe una concepción unitaria de la misma. El siguiente párrafo textual, uno de los más severos de la auditoría, enjuicia así la Financiación de compras: «Puede afirmarse, sin temor a equivocación, que en RTVE no existe una concepción específica de la financiación de las compras. Es más, creemos que la dirección no conoce la incidencia global de las compras en la economía de RTVE. Al no existir una contabilidad d gestión ni, hasta fechas cercanas indicios de preocupación en la dirección de administración y finan zas por este tema, resulta difícil imaginarse al equipo directivo de RTVE manejando conceptos elementales en cualquier empresa como capital circulante, período de rotación o endeudamiento a corto plazo, por citar algunos. Ni siquiera puede utilizarse como sustitutiva la información económica que pueda ofrecer la gestión del presupuesto, ya que la contabilidad del presupuesto refleja muy escasamente la realidad económica de RTVE.»Los precios pagados por RTVE comparados con los precios que por idénticos productos y en idénticas fechas se efectuaron en otro organismo oficial, de acuerdo con una muestra expresamente escogida por los interventores de Hacienda, son bastante más altos que los que se pagaría en una situación normal de tesorería. El informe arroja las siguientes conclusiones: «RTVE ha estado pagando un promedio de un 10% por encima de los precios normales de mercado. Este 10% se hubiera incrementado considerablemente si hubiéramos comparado los precios pagados por RTVE con los que se hubieran obtenido con una gestión de compras eficiente y que hubieran sido bastante más bajos que los de mercado.»

Como prueba de esta aseveración se exponen algunos casos particularmente llamativos: «Primero. el Serviclo de Control y Aprovislonarri lento ha comprobado con datos fehacientes que un proveedor había recargado en un 91,32% el precio de suministro de doce rodillos pluma. Este descubrimiento fue accidental, normalmente estos casos pasarían inadvertidos. Segundo. el reacondicionamiento de cabezas de video y audio. un capítulo muy importante. se ha estado pagando durante años aproximadamente un 40'7,- por encima del precio que ofrecen estas casas: a este 40% habrá que añadir las comisiones de los intermediarios pues, como se dice en otro lugar, en ningún caso se ha contratado este servicio con las casas extranjeras que en definitiva lo llevaron a cabo. Tercero, sin que tengamos datos cuantitativos, se observa que numerosas compras se realizan en unos grandes almacenes. Creemos innecesario demostrar que los precios de unos grandes almacenes de venta al por menor son necesafiamente más altos que los que se obtendrían de un mayorista o del propio fabricante.»

La situación propicia, en definitiva, lo que los interventores denominan «sospechas de inmoralidad». «Decimos sospechas, porque lo que hemos detectado han sido varios casos de personas relacionadas con la función de compras que confiesan claramente haber recibido ofertas de comisiones de suministradores habituales. Naturalmente, si algu len ha aceptado estas comisiones no lo confiesa. Sí poderrios asegurar que, dada la dispersión y desorganización de las compras. se dan las circunstancias ideales para que los proveedores puedan llevar a cabo prácticas fraudulentas.»

Independientemente de que en algunos casos el proveedor sea impuesto por el usuario, de que se haga el pedido a proveedores habituales o de que, en otras ocasiones, la compra se realice mediante una correcta solución, los interventores señalan como hechos anómalos que el proveedor sea «el que menos prisa tiene por cobrar». El retraso en los pagos a proveedores se demoró, en algunas épocas, hasta dos años. Por ello, «numerosos proveedores se niegan a servir pedidos a RTVE, con lo cual la competencia se resiente» y «en el caso de proveedores insustituibles, los gestores de RTVE recurren a compras a través de intermediarios, estos, naturalmente, cobran sus servicios».

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La auditoría pone en evidencia la anormal organización de las distintas funciones de compras. Así, la dispersión entre un numeroso grupo de órganos que, a su vez, de penden de los propios usuarios de bienes comprados, es enjuiciada así: «Esta situación es justo la contraria de la que en cualquier ma nual de buena gestión debe enten derse o puede entenderse por organización de compras.» Se afirma que la mezcla de órganos entre el Ministerio de Cultura y organismo autónomo es insostenible, tanto desde el punto de vista legal como de gestión. No existe verdadera contabilidad de compras, con las siguientes precisiones: «Esta sólo se recoge, no de una manera completa, en- la contabilidad presu puestaria: las compras formaliza das en expedientes se aplican al presupuesto deforma aceptable; las compras menores de 100.000 pesetas (la inmensa mayoría) se van realizando sin límites, y, posteriormente, se van aplicando a los distintos conceptos presupuestarios cuando se puede; las compras a través de producción de programas se contabilizan muy defectuosamente y no se respetan los límites que figuran en los diversos conceptos de los presupuestos de cada programa.»

El informe añade que tampoco se respeta el capítulo segundo de la estructura presupuestaria de los organismos autónomos industriales, comerciales, etcétera, en que se encuadra RTVE. « El defecto fundamental, a nuestro juicio, es que no existe presupuesto de compras como tal. A la vista del mismo podría pensarse que en RTVE no se adquieren bienes corrientes: ni película virgen, ni cinta de video-tape, ni material para decorados, ni productos de laboratorio, por citar algunos casos claros.» La dotación para compras se encuentra dispersa en varios conceptos del presupuesto, en particular dentro del gran crédito global del artículo 3.8 que se denomina otros gastos y que representa, nada menos, que el 63% del presupuesto para gastos corrientes, excluidos sueldos y salarios.

El problema más grave de la contratación, según los interventores, consiste en que ésta se efectúa de forma directa y no por expedientes. «De acuerdo con los datos facilitados por RTVE, sólo un 4,2% de la dotación del capítulo 3 se tramita a través de expediente, unos 317 millones de pesetas de un total superior a 7..000 millones de pesetas.»

La recepción física de las mercancías, en contra de lo usual, tampoco es independiente de la función de compras y almacenaje. «Numerosas mercancías ni siquiera pasan físicamente por un almacén. En muchos casos, además, se simula una entrada y una salida simultánea de un almacén, y con esto se considera la operación de recepción formalizada.» Aunque algunas dependencias se mostraron preocupadas por la falta de control posterior al gasto, e incluso existen intentos de organización, el informe no exime de responsabilidades: «Entendemos que la inexistencia de estas normas y el descontrol consecuente implican unas responsabilidades serias para los órganos (la dirección general de RTVE y la dirección de administración y finanzas) que, debiendo haber organizado un sistema de control, no lo han hecho.»

El resultado no puede ser peor: «Una auditoría de las compras de RTVE es imposible. Efectivamente, cualquier auditoría seria tiene como condición indispensable la existencia de unos datos contables a constatar. Como en RTVE no existen tales datos, la conclusión es obvia.»

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS