Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los miñones no realizan funciones relacionadas con el orden público

Aunque con, orígenes remotos en el siglo XVIII, el cuerpo de miñones de Alava se constituye -al igual que el de los mikeletes de Guipúzcoa y forales de Vizcaya- de manera formal como policía foral, con carácter permanente y profesional, en los años de la primera guerra carlista.Su función inicial era la de reprimir a bandoleros. malhechores y contrabandistas. que en aquellos años llevaban a cabo una intensa actividad en las provincias vascas, muy deprimidas por las contiendas civiles.

A final del siglo pasado, el cuerpo de miñones llegó a contar con una plantilla cercana al millar de hombres, teniendo ya en esta época competencias similares a las que fuera del territorio vasco ostentaba la Guardia Civil, presente casi desde su fundación, en 1844, en las provincias vascas.

El cuerpo de miñones, al igual que los mikeletes de Guipúzcoa y los forales de Vizcaya o la Policía Foral de Navarra, dependientes de las respectivas diputaciones, tendría competencias reales en materia de orden público hasta el inicio de la guerra civil española. Los cuerpos forales guipuzcoanos y vizcaínos fueron disueltos el día 23 de agosto de 1937 por el general jefe del Ejército del Norte. Navarra y Alava, consideradas provincias «leales» al movimiento militar de Franco, han mantenido hasta hoy, aunque prácticamente en forma simbólica, su policía foral.

En la actualidad componen el cuerpo de miñones de Alava, dependiente de la Diputación de Alava, 56 personas: un jefe -cargo que ocupaba el señor Velasco-, un subjefe, dos suboficiales, cuatro sargentos, ocho cabos y cuarenta números.

El cuerpo de miñones de Alava no realiza funciones de mantenimiento de orden público, pese a que legalmente el gobernador civil de la provincia puede disponer de sus fuerzas para este fin. Aunque su misión más conocida es la de vigilancia y auxilio en carretera, tiene también reconocidas competencias en la vigilancia y cuidado de bienes y derechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de enero de 1980