Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mundo vive la situación más grave desde la segunda guerra mundial, según Carter

«La invasión soviética en Afganistán es la amenaza más importante para la paz desde la segunda guerra mundial», afirmó ayer el presidente norteamericano, Jimmy Carter, reconociendo, sin embargo, que las represalias económicas adoptadas por Estados Unidos no harán que la URSS retire sus cinco divisiones (unos 80.000 hombres) de territorio aflano. En este ambiente psicológico de crisis bélica, provocado por los acontecimientos de Irán y Afganistán, el comandante supremo de las fuerzas aliadas de la OTAN, el general norteamericano Bernard W. Rogers, intentó ayer desdramatizar, en Bruselas, la situación internacional, aunque insistió en que la Organización del Tratado del Atlántico Norte debe mantener la «pólvora seca» para garantizar la defensa inmediata de su territorio.

Rogers pidió una respuesta solidaria de la OTAN ante la agresión soviética. Este intento de concertación europea ante la crisis internacional fue discutido ayer en París por el presidente francés, Valery Giscar d'Estaing, y el canciller de la RFA, Helmut Schmidt.Poniendo en pyáctica las represalias anunciadas contra la URSS la semana pasada, el presidente Carter suspendió ayer todas las licencias de exportación de material tecnológico por un plazo de cuatro a seis semanas. Tras este plazo quedarán probablemente prohibidas las ventas a la URSS de materiales de informática, perforación petrolífera y comunicaciones.

En un intento de explicación interna de los rnotivos soviéticos para intervenir en Afganistán, dos diarios alemanes, el General Anzeinger, de Bonn, y el Frankurter Rundschau, citando fuentes de Europa oriental, afirmaron ayer que Leonidas Brejnev se habría opuesto a la intervención militar, pero que su postura fue derrotada en la reunión del Politburó que aprobó la invasión.

La Unión Soviética admitió ayer, por primera vez, que algunas de las represalias norteamericanas afectarán a la economia nacional. La prensa moscovita denunció que triángulo Washington-Pekín-El Cairo amenaza a la paz y prepara una intervención en los asuntos internos de Afganistán. El secretario de Estado norteamericano. Harold Brown, eludió en Pekín la alusión a un posible eje norteamericano-chino contra la U RSS. como desean los chinos.México y Filipinas solicitaron ayer formalmente una reunión urgente de la Asamblea General de la ONU para tratar la crisis de Afganistán.

Páginas 2,3,4,6 y 7

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 1980

Más información

  • Por la invasión soviética de Afganistán