Aprobado el Estatuto de los Trabajadores por el Congreso

La polémica entre secciones sindicales y comités de empresa, que ha estado presente y ha enfrentado a socialistas y comunistas a lo largo de toda la discusión del articulado del Estatuto de los Trabajadores, adquirió ayer su mayor relevancia con las intervenciones de Santiago Carrillo y Felipe González ante el Pleno del Congreso, momentos antes de que el proyecto de ley quedara definitivamente aprobado.Las tensiones que dentro y fuera de la Cámara han enfrentado a socialistas y comunistas desembocaron ayer, en la discusión del artículo relativo a la negociación colectiva, en dos intervenciones de los secretarios generales del PCE y del PSOE, que pusieron de manifiesto dos filosofías sindicales claramente diferenciadas.

Una enmienda transaccional socialista, con las abstenciones de los grupos parlamentarios centrista y comunista, sancionó la posibilidad de que tanto los comités de empresa como las secciones sindicales puedan negociar los convenios colectivos a nivel de empresa. La enmienda recoge garantías para que las secciones sindicales sean representativas cuando les corresponda a ellas negociar.

La tramitación de los convenios, la constitución de las comisiones negociadoras y la validez de los mencionados acuerdos, junto con las disposiciones adicionales, transitorias y finales, completaron los artículos aprobados ayer, con los que concluían los debates del Estatuto de los Trabajadores.

Páginas 13 y 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de diciembre de 1979.