Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de la calle de Pérez Zúñiga se solidarizan con "doña María"

Unos 150 vecinos de la calle madrileña Juan Pérez Zúñiga celebraron ayer, a las ocho de la tarde, una asamblea en plena vía pública para solidarizarse con María Prieto y tratar de encontrar algún medio que evite su desahucio. De momento, el juez ha retrasado ya hasta el 15 de enero la ejecución de la orden de lanzamiento.Doña María, que así la conocen todos sus vecinos, vive con una hija subnormal y una nieta (véase EL PAIS del 12 de diciembre) en un edificio semirruinoso que hasta hace diez años fue colegio y que actualmente es propiedad de las Pastelerías Mallorca. La anciana (76 años) fue guardesa del colegio durante más de veinte años, pero la posterior venta del inmueble la ha dejado en la calle sin ningún derecho y una sentencia judicial en su contra.

Sus vecinos han formado una comisión de cinco miembros para conseguir que doña María pueda seguir viviendo donde vivió siempre. Ya ella dijo bien claro el pasado día 11 que para sacarla antes tenían que matarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de diciembre de 1979