Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hua Guofeng inicia en Italia la última etapa de su gira europea

El primer ministro de la República Popular China, Hua Guofeng, inició ayer su visita oficial de cuatro días a Italia. Aquí terminará el primer viaje del sucesor de Mao a Occidente. En el aeropuerto de Roma recibió al primer ministro chino el presidente del Consejo, Francesco Cossiga.

Mañana, el presidente de la República, Sandro Pertini, recibirá a la delegación china en el palacio del Quirinal.En la última etapa de esta peregrinación occidental de Hua Guofeng se le van a plantear al líder chino casi los mismos problemas que ha encontrado en sus visitas a la República Federal de Alemania, a Francia y a Inglaterra, con la diferencia de que aquí se encontrará con el mayor Partido Comunista de occidente y con el cual, nace poco, las relaciones no eran idílicas.

No cabe duda que será precisamente el partido de Berlinguer quien vigilará con mayor atención para que no se repita en Roma lo sucedido en Londres; es decir, los duros ataques del premier chino a la Unión Soviética.

La atención política, por eso, está en parte centrada en los posibles encuentros que el líder chino pueda tener estos días con dirigentes del Partido Comunista. No están previstos coloquios privados, pero se sabe, por ejemplo, que Giancarlo Pajetta, responsable de la política internacional del partido, ha sido invitado a diversas comidas organizadas en honor de la delegación de Pekín. Hua Guofeng conversará también con Enrico Berlinguer, quien, al parecer, ha sido ya invitado a visitar China.

Por lo que se refiere a las relaciones entre el Gobierno de Roma y la nueva China, no existen problemas de relieve. En las próximas semanas visitará China el secretario general del Partido Socialista, Bettino Craxi. Se va a decidir también un consorcio de bancos para abrir una línea de crédito por valor de mil millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979

Más información

  • Interés por sus contactos con dirigentes comunistas