Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tunecinos votan hoy a los candidatos del partido único Desturiano

Por quinta vez desde su independencia, en 1956, los tunecinos elegirán hoy por sufragio universal a los 121 diputados de la Asamblea Nacional.Unos dos millones de electores, sobre una población de seis millones, decidirán entre 242 candidatos la composición de la Asamblea en los próximos cinco años.

Como en precedentes consultas, todos los candidatos pertenecen al Partido Socialista Destur (PSD), partido único en Túnez.

Las elecciones presidenciales, que generalmente se desarrollaban al mismo tiempo que las legislativas, no han sido convocadas esta vez. El presidente Burguiba, de 76 años de edad, fue designado por la Asamblea Nacional, en marzo de 1975, presidente vitalicio del país. El apoyo popular a la política gubernamental podrá ser valorado en las elecciones de hoy, en función del porcentaje de participación.

De acuerdo a la Constitución tunecina de 1959, el poder legislativo reside en la Asamblea Nacional, unicameral y renovable cada cinco años por sufragio universal.

Desde las primeras elecciones, celebradas el 8 de noviembre de 1959, el Partido Socialista Desturiano (PSD), llamado antes Neo-Destur, ha venido obteniendo la totalidad de los escaños. Sólo en las elecciones de 1959 se permitió una pequeña oposición del Partido Comunista, que presentó candidatos en dos circunscripciones y obtuvo menos de 3.500 votos. En 1962, sus actividades fueron prohibidas.

Convertidas las elecciones en un mero trámite, lo único destacable fue la llegada de una nueva generación a la Asamblea en las elecciones de 1974, en las que 71 de los 112 diputados lo eran por primera vez.

Aunque en las elecciones que se celebran hoy el PSD, con 765.000 miembros en una población de casi seis millones, sigue acudiendo en solitario, merecen destacarse dos novedades, aprobadas por la Asamblea el pasado 31 de julio. Los escaños han sido aumentados de 112 a 121 y, mucho más importante, el número de candidatos, que hasta ahora era el mismo que el de escaños a cubrir, será en esta ocasión el doble, con lo que, por primera vez, los tunecinos se encuentran con una posibilidad de elección real, aunque limitada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979