Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los palestinos y UCD

Varios factores van a regir la política de España con Israel en un futuro próximo.Un primer factor es el intento de España para ingresar en la CEE, ya que todos los países que la integran tienen, al menos, relaciones diplomáticas con Israel. Esto presionará sobre España para seguir la política exterior de los países europeos.

Por otra parte, EEUU presionará sobre el Gobierno español para que éste reconozca el Estado sionista.

Además, si tenemos en cuenta que el pensamiento del partido gobernante no está vacunado, por lo cual no tiene suficientes anticuerpos, para poder resistir enfrentándose a un problema tan polémico como el del pueblo palestino.

Y UCD, al aceptar la decisión 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, admite y reconoce al Estado de Israel.

Por otro lado, nos encontramos con la presión que puedan ejercer los regímenes árabes pro-occidentales, que reconocen al Estado sionista.

El segundo factor, opuesto al primero, ha dominado durante los años pasados, y a su vez se divide en varios subfactores, como:

- Las relaciones amistosas a lo largo de muchos años entre España y los estados árabes.

- El interés económico, ya que el mundo árabe es un gran mercado para los productos españoles. A esto debemos unir las inversiones árabes realizadas en España y la importancia que tiene el suministro de petróleo.

- UCD adelantó al PSOE al tomar la iniciativa como intermediario entre los países europeos y la OLP, reservándose así una importante plaza en el futuro show, entendiendo que los países europeos, tarde o temprano, reconocerán a la OLP como el legítimo representante del pueblo palestino, y el derecho de éste a la autodeterminación.

Señores, una representación gráfica de lo anteriormente mencionado da por resultado que el Gobierno español ha reconocido a la OLP como un paso hacia el reconocimiento del Estado sionista de Israel.

Un precio muy caro, consideran los palestinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 1979