Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los diputados norteamericanos obstaculizan los acuerdos sobre el canal con Panamá

La Cámara de Representantes norteamericana rechazó ayer un «paquete» de normas legales destinado a poner en práctica los tratados sobre el canal de Panamá, colocando así en una situación embarazosa a la Administración Carter, cuando sólo quedan diez días para la entrada en vigor de los acuerdos.

Por 203 votos contra 192, la Cámara baja del Congreso de Estados Unidos rehusó aprobar un proyecto de ley, eminentemente técnico y que ya había obtenido el visto bueno del Senado, por el que se crea una nueva comisión para dirigir el funcionamiento del canal, se transfiere a Panamá un 55 % de la propiedad y se establecen una serie de peajes y tarifas.La sorprendente acción de la Cámara de Representantes no estuvo motivada por el texto concreto del proyecto de ley, sino «por lo que está sucediendo en el Caribe», según explicó uno de los legisladores que se opusieron a la legislación. La Cámara quiso, así, manifestar su protesta por una «política exterior débil».

Si el conjunto de normas legales que desarrollan y complementan los dos acuerdos sobre el canal firmados en 1977 no está aprobado para el próximo día 1 de octubre, podrían crearse serias fricciones entre Washington y Panamá. El presidente Carter habló por teléfono ayer con el presidente panameño, Arístides Royo, y al parecer le pidió calma, porque la situación se arreglará en los próximos días.

John Murphy, presidente del Comité del Congreso encargado del tema de los tratados con Panamá, se refirió ayer a la presencia de una brigada soviética en Cuba, la revolución de Nicaragua, la cumbre de los no alineados en La Habana y la creciente inestabilidad en El Salvador, como elementos que habían influido en el sentir de los congresistas, llevándoles a expresar su oposición al tratado por el que se trasfiere la soberanía de la estratégica vía de agua a Panamá en un período de veinte años.

Para el congresista republicano Robert Bauman, uno de los principales oponentes del «paquete» legislativo, la Cámara no aprobará el mismo hasta que no se modifiquen algunos aspectos. Bauman quiere que sea Panamá quien pague por todos los gastos de la transferencia de soberanía, incluidos los costes de la retirada de las instalaciones norteamericanas.

Aunque los dos acuerdos, tan arduamente negociados, fueron firmados en su día por Jimmy Carter y Omar Torrijos, y obtuvieron la ratificación preceptiva del Senado norteamericano, estas acciones de la Cámara baja pueden torpedear la entrada en vigor de los tratados. En elgunos medios de Washington se expresaba ayer temor ante una posible acción panameña si la puesta en práctica de los acuerdos no está terminada para el día 1 de octubre. Esa acción podría ser la toma de control del canal.

La votación de la Cámara revela también una creciente indisciplina entre los legisladores demócratas, que desobedecen los mandatos de su whip, e incluso las recomendaciones del presidente Carter, quien habló telefónicamente con muchos de ellos. Para John Murphy, demócrata por Nueva York, es la política latinoamericana de la Administración Carter la que causó este revés en la Cámara, y no el tratado sobre el canal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979

Más información

  • Para "castigar" la "débil" política latinoamericana de Carter