Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PC rumano depura a los militantes, poco ortodoxos

De cara al XII Congreso del Partido Comunista rumano, que se iniciará en Bucarest el próximo 19 de noviembre, se ha iniciado en Rumania una amplia operación destinada a excluir de las filas del propio partido a todos aquellos cuya ideología y praxis no correspondan con las directrices oficiales.Esta operación es dirigida personalmente por la esposa del presidente Nicolae Ceaucescu, Helena, número dos del régimen, cuya influencia ha crecido aún más en la escena pública. Desde que ésta ingresó en el Gobierno, el pasado mes de julio, se ha ocupado especialmente de estudiar una reforma del actual sistema de afiliación al Partido Comunista, el único de Europa oriental que ha fomentado hasta ahora, tradicionalmente, la afiliación en masa. En la actualidad pertenecen a él 2.900.000 rumanos, lo que significa que uno de cada cuatro ciudadanos está afiliado. En el próximo congreso parece que se establecerá un criterio contrario a esta situación y se favorecerá la constitución del partido como una formación política de élite, con capacidad de actuar con más efectividad en la sociedad rumana.

En un discurso reciente, Nicolae Ceacescu manifestó que el canje de carné, ordenado ahora por Helena, su mujer, es una ocasión favorable para discutir con cada militante sobre su aportación al partido y sobre el grado de obediencia que se presta a las directrices de los dirigentes. Esta operación coincide con un reajuste en. los propios estamentos superiores del propio partido. El último cambio de carné a nivel masivo llevado a cabo en Rumania se aplicó en 1948, en plena era estalinista, y como consecuencia de esta operación fueron excluidos del PC rumano 120.000 afiliados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979

Más información

  • Operación dirigida por la esposa de Ceaucescu