Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PCE: favorecer las libertades nacionales

El Grupo parlamentario Comunista ha presentado al proyecto de Estatuto de Autonomía de Galicia n conjunto de motivos de desacuerdo que tienden a modificar en profundidad lo que el PCE considera «un muy modesto estatuto». Los motivos de desacuerdo se centran fundamentalmente en los temas económicos y las libertades políticas y culturales de la nación gallega. Su presentación fue realizada ayer en el Congreso por el secretario general del PCE, Santiago Carrillo, el del PC de Galicia, Rafael Pillado, y otros dirigentes comunistas.El señor Carrillo resaltó la importancia de este Estatuto, por ser el primero de una nacionalidad subdesarrollada, frente a los casos vasco y catalán, y dijo que en todo el proyecto actual se deja sentir el hecho de haber sido elaborado fundamentalmente por UCD, y dentro de ese partido, por el ala más derechista de Galicia, por lo que se aprecia en él una tendencia a no dar a Galicia todas las libertades que por la Constitución puede y debe tener para combatir el subdesarrollo.

Las modificaciones que propone el PCE tienden, entre otras cosas, a garantizar la supremacía del Parlamento gallego sobre el ejecutivo, y en este sentido se propone la reforma de lo relativo a la reserva de la capacidad legislativa, la regulación de la moción de censura y la cuestión de confianza, y un mayor rigor en la regulación del presidente de la Xunta ejecutiva.

En cuanto al sistema electoral, el PCE pretende eliminar «esa imaginativa creación de los caciques gallegos», en palabras de Santiago Carrillo, de un mínimo del 3% del censo electoral necesario para tener derecho a escaño, ya que no hay precedentes que tomen como base el censo, porque lo común son los mínimos sobre los votos emitidos. Igualmente se propone la provincia como circunscripción electoral única, para evitar distritos pequeños que se prestarían a manipulaciones caciquiles.

Asimismo se enmienda a la totalidad del título relativo a la administración pública gallega y se pide la creación del defensor do pobo, contemplado, como otras cuestiones que proponen los comunistas, en el proyecto elaborado en principio por la comisión de fuerzas políticas denominada de los dieciséis, y después eliminados.

Elsecretario general del PC de Galicia subrayó que, ya que el primer intento de estatuto gallego fue frustrado por la guerra en 1936, esta ocasión no puede desaprovecharse, y resaltó la gravísima responsabilidad que corresponde a UCD, si en esta ocasión se defrauda a Galicia.

«Existe la posibilidad de lograr una coordinación positiva con el Grupo Socialista», dijo el señor Pillado, «y se tiene la idea de ampliarla a Unidade Galega, aunque con dificultades, por otra parte inexplicables para el PCE, ya que en la práctica tienen motivos de desacuerdos semejantes.»

El señor Carrillo mostró su impresión de que la Moncloa no va ajugar en esta ocasión un papel determinante, dada la posición dominante de UCD. «Aunque tal vez tenga que intervenir para poner de acuerdo a las dos alas del partido gubernamental».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979