Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucio Lara, probable sucesor de Agostinho Neto en Angola

Los restos del presidente angoleño, Agostinho Neto, serán repatriados hoy a Luanda, adonde empezaron a llegar delegaciones oficiales de diversos países socialistas. La agencia angoleña de prensa Angop cita la «serenidad reinante en la capital y demás ciudades de Angola, en las que persiste el toque de queda desde la tentativa abortada de golpe de Estado dirigida por el antiguo ministro del Interior Nito Alves. La sucesión de Neto recaerá probablemente en el «número dos» actual del régimen, Lucio Lara, un hombre conocido por su amistad personal con el fallecido y su vinculación con la Unión Soviética. Lara llegó ayer a la capital soviética para acompañar sus restos mortales a Angola.

Angop afirma que la población de Luanda respondió espontáneamente al llamamiento lanzado en la noche del martes por el buró político del MPLA-Partido del Trabajo, y asegura que todos los trabajadores garantizan el funcionamiento normal de sus centros.Al anunciarse la muerte de Neto, los habitantes de Luanda se concentraron en las calles de la ciudad «para expresar su emoción»; se detuvo el tráfico rodado y se observó un minuto de silencio, agrega la agencia angoleña.

Una de las primeras medidas adoptadas por el buró político del MPLA fue mantener el toque de queda que impera en Luanda desde 1977. La agencia Angop justifica esta decisión al indicar que «como de costumbre, y para evitar nuevas tentativas de los enemigos fraccionistas, el toque de queda será respetado de las veinte a las cinco horas locales».

Reconciliación con Zaire

La muerte de Neto podría tener como primera consecuencia un alto en el proceso de reconciliación entre Angola y Zaire, el cual se considera una iniciativa personal del fallecido, no siempre apoyada incondicionalmente por el resto de la dirección política. Tal es al menos la opinión de diversos medios diplomáticos africanos, en los que se señala que Neto no siempre obtuvo la colaboración de otros dirigentes cuando defendía la necesidad táctica de normalizar las relaciones con el vecino Zaire.Los acuerdos firmados por Neto y su homólogo zaireño, Mobutu Sese Seko, relativos a la reapertura del ferrocarril de Benguela (la cual no ha podido realizarse todavía debido a las actividades del movimiento guerrillero UNITA de Jonas Sawimbi) y el retorno a sus países respectivos de los refugiados, son considerados como el resultado de la citada política de reconcilización, que el fallecido preconizaba y que presuponía una normalización de relaciones con Estados Unidos y el reforzamiento de lazos comerciales con el bloque occidental.

La forma en que tendrá lugar la sucesión del difunto y la orientación que los nuevos dirigentes de Angola den al país no entrañará necesariamente un cambio de rumbo, según la opinión de medios africanos, en los que se recuerda. que hace tan sólo una semana Neto había procedido a una serie de nombramientos entre sus «fieles» en cargos ministeriales de reciente creación, así como a un cambio de cuadros políticos en los otros ministerios existentes, en particular a niveles provinciales.

Entre los «hombres fuertes» del régimen, al lado de Lucio Lara, Pascual Luavulu, Marcelino dos Santos y el coronel Iko Carreira, se citan a Kudi Payama, actual ministro del Interior; García Mariano Puku, viceministro del mismo departamento; Lorenzo José Ferreira (Diandengue), quien desempeña las funciones de viceministro de la Seguridad del Estado, y Alejandro Rodríguez Kito, quien dirige el viceministerio del orden interno.

El Ejército angoleño, donde recientemente fueron introducidos los grados de coronel y teniente coronel, atraviesa también por una fase aguda de politización, según las orientaciones dadas por Neto. Al lado del jefe de este departamento, Enrique Teles Iko Carreira, el fallecido presidente había nombrado, en abril pasado, cinco nuevos viceministros.

Conflicto de Namibia

El desarrollo del conflicto en Namibia también podría verse afectado con la muerte de Neto, en opinión de algunos observadores, quienes recuerdan que el fallecido presidente de Angola era partidario de crear una zona desmilitarizada a lo largo de la frontera entre Angola y Namibia durante el período de transición a la independencia de esta última colonia.Esa iniciativa, acogida con frialdad por el movimiento independentista SWAPO, no ha recibido jamás confirmación oficial por parte de las autoridades de Luanda.

Tres países no africanos (Brasil, Portugal y Cuba) decretaron un luto de tres días por la muerte de Agostinho Neto. En Lisboa, el presidente portugués, Ramalho Eanes, comentó que la muerte del presidente angoleño era «un duro golpe para todos los que tuvieron -él entre ellos- el privilegio de mantener con él relaciones de estima personal ».

Por su parte, el presidente de la URSS, Leónidas Brejnev, acudió ayer a la embajada angoleña en Moscú, donde observó un minuto de silencio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de septiembre de 1979

Más información

  • Los restos mortales del presidente serán trasladados hoy a Luanda desde Moscú