Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos se anexiona el Sahara mauritano

El territorio sahariano de Tiris el Garbia, ex Río de Oro, se encuentra ya totalmente bajo la administración militar marroquí, según se afirma oficialmente en Rabat. El Ejército se hará cargo de la administración hasta que el Ministerio del Interior y los demás organismos del Estado envíen allí a sus representantes. La rapidez con que ha actuado Rabat para anexionarse esa parte del ex Sahara español no ha cogido por sorpresa a los observadores políticos, que ya se esperaban una decisión de ese tipo.

El domingo pasado cuatro ministros del Gobierno marroquí, en representación de los cuatro departamentos del Estado que tendrán mayor influencia en la región. (Interior, Obras Públicas, Salud Pública y Agricultura) fueron -según se indica en Rabat- a transmitir a la población de Dajla la decisión del rey Hassan II de «no abandonar a sus súbditos».La prensa del lunes incluía en sus páginas amplios reportajes fotográficos sobre las manifestaciones populares, calificadas de «gigantescas», de apoyo a la decisión del rey Hassan II de «reintegrar» al reino esta parte del Sahara.

Con anterioridad a la llegada de los emisarios marroquíes, la bandera jerifiana fue izada en el edificio de la prefectura de Dajla. El ministro del Interior marroquí, Driss Basri, dijo a los periodistas franceses que le acompañaban que ello equivalía a una autodeterminación de los pobladores. La zona de Tiris el Garbia ha sido ya rebautizada por las autoridades marroquíes con su antiguo nombre de Río de Oro, pero en árabe, Oued-Eddahab.

El ministro marroquí del Interior, acompañado por los otros tres ministros citados, Mohamed Douiri, Ghissassi y Rahal Rahali, y por el influyente consejero militar real coronel Dlimi, ofreció en Dajla una conferencia de prensa a sus invitados franceses. En el curso de ella reconoció que Marruecos se había instalado ya en todo Tiris el Garbia.

Provincia sahariana

No obstante, el ministro del Interior dijo que Marruecos no tenía la intención de atacar a ningún país, pero precisó que defendería «su provincia sahariana contra cualquier agresión». Esta visita de los ministros marroquíes iba acompañada, en los reportajes de prensa, con fotos mostrando a los anteriores administradores mauritanos mientras abandonaban el territorio. Asimismo se ha informado en Rabat que el Gobierno de Nuakchott puso en funcionamiento un puente aéreo para evacuar a los mauritanos que habitaban en la región desde 1975.

Al parecer, esta decisión rápida del Gobierno marroquí fue anunciada el viernes pasado a los interlocutores mauritanos que visitaron Rabat para explicar al rey Hassan II el alcance y contenido del acuerdo de Argel entre Mauritania y el Polisario. A pesar de haber indicado con anterioridad que Mauritania entendía ejercer la administración de la zona hasta que las poblaciones locales se hubieran autodeterminado, como prescribía la resolución de la OUA, el primer ministro de Nuakchott, Junna Uld Jaidala, no opuso, al parecer, reparos serios a que Marruecos ocupara Tiris el Garbia. Según algunas fuentes, la delegación mauritana que encabezaba Jaidala dijo al rey Hassan II que se consideraba totalmente al margen del conflicto de ahora en adelante, porque «no podía ni defender el territorio ni organizar siquiera el referéndum». El número de soldados marroquíes en la ciudad de Dajla ha sido incrementado a más de 3.000.

Guerra de desgaste

La guerra parece orientarse ahora hacia el desgaste, y quizá el último comunicado del Polisario relativo a un importante enfrentamiento en la zona de Laghouat, en el Sahara marroquí, es el primer indicio del comienzo de una etapa que ha dejado a Marruecos solo frente al Polisario.

A pesar de que continúan los rumores sobre una posible guerra entre Rabat y Argel, no sería improbable que Marruecos se orientase hacia un tipo de acciones similares a las del Polisario. El Aosario, que agrupa a los antiguos ciudadanos del Sahara occidental, y que viene a ser el equivalente promarroquí del Polisario, había señalado hace poco su disposición «a comenzar la lucha armada para liberar a los hermanos detenidos en Tinduf».

Si bien hasta el presente la citada organización sabía limitado a la publicación de comunicados, en Rabat existe la impresión de que ahora, con nuevos apoyos y nuevo encuadramiento, el Aosario podría comenzar una nueva etapa que, si se lleva a la práctica, trasladaría, con todas sus graves consecuencias, un nuevo tipo de guerra al propio territorio argelino.

La prensa de Rabat señalaba ayer que el presidente del Comité Militar de Salvación Nacional (CMSN) mauritano, coronel Uld Lully, presentó su renuncia a su cargo por lo que consideraba actitud claudicante de sus compañeros del CMSN. Según la prensa marroquí, esta renuncia fue retirada ante la amenaza que le fuera sugerida a Uld Lully de que su actitud sería considerada como «traición» y juzgada como tal.

Las discriminaciones introducidas durante estos días por las autoridades marroquíes contra toda la prensa que no sea la francesa han creado un gran descontento entre los informadores de otras nacionalidades acreditados en Rubat, que se han visto marginados tanto de la invitación a visitar Dajla con los ministros marroquíes como a otros actos importantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de agosto de 1979

Más información

  • El Ejército real se hace cargo de la administración en Dajla