Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teodoro Nguema afirma que España no tendrá preferencia con Guinea

, (Guinea Ecuatorial)El nuevo «hombre fuerte» de Guinea Ecuatorial, el teniente coronel Teodoro Nguema, se presentó ayer ante la prensa en la desolada capital Malabo (ex Santa Isabel) para afirmar que controla todo el país y que piensa restablecer paulatinamente la democracia. Siete días después del golpe de Estado se desconoce aún con certeza el paradero del dictador derrocado, Francisco Macías, quien, según algunas noticias, tendría como rehenes en su bunker a expertos cubanos, chinos y ciudadanos rumanos y coreanos, y quizá a algún español. El nuevo Gobierno trata de restaurar la normalidad, y una de las primeras medidas ha sido pagar inmediatamente un mes de salario a todos los funcionarios, que no cobraban desde principios de año.

El teniente coronel Obiang Nguema dijo que la situación en la totalidad del territorio nacional es de tranquilidad y de normalidad, y que no existe en estos momentos ni un solo distrito ni una región que no esté controlada por el Consejo Militar Supremo.Nzeng-Ayong, el propio pueblo natal de Francisco Macías, donde éste había construido su famoso bunker, ha sido ocupado militarmente, y no existen ahora mismo para el Consejo Militar Supremo otras preocupaciones que las del futuro del país, ya que cuenta con la totalidad del apoyo popular, precisó Teodoro Nguema.

Preguntado sobre si el golpe militar había recibido alguna ayuda de España durante el proceso de conspiración, negó resueltamente semejante insidia.

«Nosotros», dijo, «pensamos establecer un plan paulatino para restablecer la democracia. Esto no es un golpe de Estado: es un golpe del pueblo por la democracia. Por eso, el pueblo entero se ha unido a él. Podemos añadir que no tenemos prisa, que queremos consolidar la tranquilidad en la nación.»

A continuación dijo que España no tendría una preferencia especial en sus relaciones con Guinea Ecuatorial, aunque esperaba que estas relaciones fuesen muy buenas.

Preguntado por si el hecho de haber estudiado en la Academia Militar de Zaragoza podía inclinarle a conceder ciertas prioridades a España, dijo que dentro del Consejo Militar Supremo había oficiales que habían estudiado en diversas academias extranjeras, y que, por tanto, no habría preferencias para nadie y que pretendía mantener relaciones amistosas a escala internacional tanto con los países del Este como con los de Occidente.

«Esperamos la colaboración internacional dentro de las reglas del derecho que reclama la no injerencia en los asuntos internos de ningún país. »

Pasa a página 3

Ciudadanos soviéticos abucheados en las calles de Malabo

(Viene de página primera)

El nuevo «hombre fuerte» de Guinea ha dado toda clase de facilidades a la prensa internacional para el desempeño de sus tareas informativas.

El pueblo de Malabo acogió a Teodoro Obiang Nguema con un júbilo indescriptible, rodeando su coche al término de la conferencia de prensa, en medio de enormes gritos de alegría y aplausos.

No puede decirse lo mismo del comportamiento del pueblo guineano respecto a la presencia de algunos representantes soviéticos, abucheados, al igual que lo fue por la mañana un barco pesquero de la URSS fondeado en el puerto, informó la agencia Efe.

Por su parte, la agencia AFP indicó anoche que una veintena de expertos cubanos, ocho consejeros militares chinos, algunos norcoreanos, un rumano y quizá dos o tres españoles, habían sido tomados como rehenes por Macías, según informó en Malabo una fuente bien informada.

Al parecer, en contra de las afirmaciones de los nuevos dirigentes, Macías resistiría aún en su aldea natal de Mongomo, junto a la frontera con Gabón, al oeste de Guinea continental.

La presencia de estos rehenes -añade la misma fuente- explicaría las dudas de las nuevas autoridades para lanzar un último ataque contra el ex presidente.

Otras informaciones afirman, sin embargo, que los doscientos o trescientos hombres que formaban la guardia personal de Macías habrían renunciado a continuar un combate que juzgarían desesperado. Según estas fuentes, Macías habría desaparecido el lunes de Mongomo, que fue tomado por las tropas de Teodoro y habría huido. Incluso se decía ayer en Malabo -afirma AFP- que el presidente se habría suicidado, y las autoridades están buscando su cuerpo.

La AFP Informó -de muy buena fuente- que el ex dictador había solicitado el domingo ayuda de Camerún y que ésta le había sido negada. El presidente camerunés, Amadou Ahidjo, sin embargo, habría declarado que estaba dispuesto a recibir durante «algunos días» a Macías si éste optaba por exiliarse.

Una misión oficial de cuatro personas, enviada por el nuevo régimen para tomar contacto con los países vecinos de Camerún y Gabón, donde viven 100.000 refugiados ecuatoguineanos, regreso ayer a Malabo satisfecha de sus entrevistas. Su avión regresó minutos antes del que traía desde Las Palmas a la esposa y a los hijos del teniente coronel Teodoro Nguerna, que huyó horas antes del golpe militar del pasado sábado. Poco más tarde, otro aparato con 48 refugiados ecuatoguineanos llegó a la capital procedente de Libreville.

El DC-8 de la línea regular de Iberia llegó ayer por la mañana a Malabo con bastantes periodistas y anoche otro avión similar salió de Madrid con destino a Guinea transportando 33 toneladas de alimentos, medicinas y ropas como primera respuesta del Gobierno español a las peticiones de ayuda del nuevo régimen. Viaja en el avión Carlos Robles Piquer, secretario de Estado para Asuntos Exteriores, y el subsecretario de Comercio, Blas Camacho Calzada.

Poco a poco, Malabo, que cuenta ahora sólo con 15.000 habitantes, vuelve a la vida. Técnicos chinos reparan las líneas eléctricas y los billetes de banco comienzan a reaparecer tímidamente después de la decisión de las autoridades de pagar un mes de salario a todos los funcionarios.

La mitad de la parte residencial de la ciudad, bautizada por sus habitantes como «ciudad prohibida», ya que fue «requisada» por Macías, que la rodeó de un muro de metro y medio de altura, continúa cerrada a la población. En su interior se encuentra la catedral.

Macías convirtió esta parte de la ciudad, la más bonita, en un verdadero fortín, con el propósito de vivir en ella, pero nunca llegó a hacerlo. Al parecer, en la catedral han sido depositadas numerosas armas y municiones desde hace ocho años. Las autoridades antes de derribar el muro esperan a que se clarifique la situación política.

«Pienso que en el derrocamiento de Macías ha habido una influencia española. El espacio aéreo ha sido cerrado, salvo para España. La única delegación que viajó pocas horas después del golpe fue la española, con el pretexto de ir a proteger los bienes de los residentes españoles, cuando hace años que estaban en completo olvido», declaró ayer a El Norte de Castilla, de Valladolid, el periodista español Ramón García, que vivió en Guinea de 1970 a 1972.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de agosto de 1979

Más información