Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supuesto golpe de Estado contra Macías en Guinea Ecuatorial

Guineanos refugiados en Yaundé, capital de Camerún, informaron ayer que el presidente de Guinea Ecuatorial, Francisco Macías Nguema, fue depuesto y detenido en su ciudad natal, Momgomo, tras un supuesto golpe de Estado incruento encabezado por el comandante Teodoro Nguema el pasado viernes. Rumores recogidos por la agencia France Presse en Gabón, país fronterizo de Guinea Ecuatorial, señalaron que Radio Bata difundió la noticia del golpe y fuentes de la oposición guineana en Madrid se pronunciaron en el mismo sentido.

La comprobación de la información sobre el derrocamiento del presidente de la Guinea ex española resulta especialmente difícil dada la situación de aislamiento en que el país se halla, a medida que Francisco Macías ha ido radicalizando su régimen autocrático. El circuito telefónico directo entre España y Guinea fue suprimido hace bastante tiempo y el único contacto de Madrid con su ex colonia se limita a un vuelo semanal de Iberia.Según las fuentes mencionadas, Teodoro Nguema, nacido hace 33 años en el mismo distrito y de la misma etnia fang que el depuesto presidente, ocupaba la máxima responsabilidad en el Ejército ecuatoguineano, del cual era comandante. Desempeñaba el viceministerio de Defensa -en Guinea Ecuatorial todos los Ministerios los ocupaba titularmente Macías, quedando las carteras en manos de viceministros-. Los testimonios de los refugiados aluden a que la situación se encuentra controlada por el comandante Nguema, que tiene un parentesco remoto con el presidente derrocado.

Los observadores confieren especial importancia a que los hechos se hayan desarrollado en la capital donde Macias Nguema había establecido la sede de su Gobierno, ciudad en la que nació. El desplazamiento de su residencia a esta ciudad obedece, según la oposición guineana, a los continuos temores a las conspiraciones que el ex presidente experimentaba.

Del nuevo hombre fuerte se desconoce su adscripción política. Estudió bachillerato laboral en el Instituto La Salle de Bata, centro en el que se educó una parte de la élite intelectual de Guinea bajo la Administración española. En este centro ingresó en 1959. Cuando concluyó sus estudios, en el curso de 1963-1964, viajó a España para seguir enseñanza militar en la Academia General de Zaragoza, de donde obtuvo ese año el despacho de alférez en una de las promociones militares más mermada por el presidente Macías Nguema a lo largo de sucesivos intentos, reales o supuestos, de complots para derrocarle, que acabaron con el ajusticiamiento de centenares de militares.

Pasa a página 3

El comandante Teodoro Nguema, nuevo "hombre furte" es calificado como nacionalista

(viene de primera página)En la actualidad, además de las funciones máximas del Departamento de Defensa, era el ayudante personal militar del presidente Macías. Su educación coincidió con la explosión del sentimiento nacionalista en el país ecuatorial, e ideológicamente cabría significarle como nacionalista. Fuentes periodísticas le atribuyen la delación de los autores de una revuelta contra Francisco Macías a finales de 1976, como consecuencia de la cual fueron ejecutados siete altos funcionarios de su Gobierno hasta entonces muy vinculados a la presidencia. Ello habría fortalecido su posición.

Durante los últimos años del mandato del depuesto presidente Macías, la Unión Soviética y Cuba, que en un principio ayudaron técnica y militarmente al ex presidente, han mitigado su ayuda de apoyo. En los últimos tiempos era la ayuda de la República Popular China la más importante en el país, centrada sobre todo en las comunicaciones y en algunos sectores agropecuarios.

No se descarta el que el actual golpe se encuentre relacionado con una revuelta de funcionarios de la Administración pública registrada en el país en la primera semana del mes de julio pasado. Cuatro de los presuntos cabecillas de esta revuelta fueron inmediatamente ejecutados. Algunas fuentes señalan que el golpe podría haber sido una secuela de aquellos hechos.

100.000 refugiados

En la actualidad, en Camerún hay más de 100.000 guineanos refugiados, de los cuales 70.000 están censados por el Gobierno de Yaundé. Una cifra similar reside en Gabán, y por lo menos son 10.000 los guineanos censados por el régimen nigeriano. En cuanto a Europa, en España el número de ecuatoguineanos puede cifrarse en unos 6.000, pues, de los aproximadamente 8.000 que hasta hace meses residían en nuestro país, unos 2.000 han emigrado a otros países europeos por las penosas situaciones socio-laborales por las que atravesaban, al estar la mayoría de ellos declarados como apátridas por el régimen de Macías. De Madrid, donde una gran parte de ellos estudió en la etapa de la administración española, apenas han recibido ayuda alguna ni facilidades burocráticas ni de otro tipo para prolongar su residencia.

Existen núcleos reducidos en Suiza, Francia, Suecia, Holanda y Alemania Federal, cuyo conjunto suma una 3.000 personas, y hay grupos de estudiantes en universidades soviéticas, norteamericanas y cubanas.

Oposición

En los últimos meses, la oposición ecuatoguineana gesta la creación de un Frente Amplio Opositor en el que conjugar esfuerzos para acabar con el régimen de Macías Nguema, y las conversaciones se hallan muy adelantadas. Uno de los dirigentes de la oposición ecuatoguineana en España, Leandro Mbomio, manifestó a EL PAIS que la oposición ecuatoguineana saluda el derrocamiento del dictador y desea que el nuevo Gobierno flexibilice las estructuras del país y dé entrada a todas las corrientes políticas de Guinea Ecuatorial que se hallan en el exilio para reconstruir el país y reconciliar a los guineanos, enfrentados por un régimen dictatorial y autocrático».

La oposición descarta los enconamientos tribales como causa de la caída del dictador, «ya que ha sido con ayuda de sus propios paisanos con la que Macías ha tenido que ser derrocado». Se desconocen los proyectos políticos del nuevo hombre fuerte de Guinea Ecuatorial y, aunque parece una eventualidad remota, no se desecha en círculos periodísticos que se trate de un nuevo intento dictatorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 1979

Más información