Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Filippo Pandolfi renuncia también a formar Gobierno en Italia

La renuncia de Filippo Pandolfi a formar Gobierno, anunciada ayer tarde, después de una larga reunión con el presidente Alessandro Pertini, agudiza hasta extremos dramáticos la crisis política italiana, que ya tiene casi ocho meses de duración.Pandolfi hizo lacónicas declaraciones al abandonar el despacho del jefe del Estado, afirmando que le había «resultado imposible formar el nuevo Gobierno, pese a los esfuerzos efectuados en tal sentido».

Observadores políticos consideran que resultó decisiva, para el fracaso de Pandolfi, la posición de los socialistas, quienes parecían orientados hacia un voto opositor en la legislatura, en el caso de que el presidente encargado decidiese presentar el nuevo Gobierno a la misma.

Durante todo el día, el comité central del Partido Socialista italiano analizó la posición a adoptarse frente al intento de Pandolfi, resultando casi unánimes, aunque con diferentes matices de dureza, las opiniones contrarias a una abstención parlamentaria, lo que podría haber permitido el nacimiento del nuevo Gobierno.

Con la oposición socialista, que se sumaría a la comunista, con seguridad, el Gobierno -integrado presumiblemente por democristianos, socialdemócratas y republicanos- no encontraría el respaldo suficiente en la legislatura.

La renuncia de Pandolfi sorprendió a muchos, pues se tenía la impresión de que, pese a la oposición socialista, intentaría un recurso extremo, presentando al presidente Pertini la lista de los nuevos ministros.

La crisis política italiana se ahonda así de manera peligrosa, pues ya son tres los intentos fracasados en el lapso de poco más de un mes: el del democristiano Giulio Andreotti, el del socialista Bettino Craxi y, ahora, el de Filippo Pandolfi.

Incierto futuro

Las expectativas se trasladan ahora a las decisiones que tomara el presidente Pertini, quien deberá elegir a la nueva figura política, a la que encargará la responsabilidad cada vez más difícil de formar Gobierno.

La tradición política italiana establece que, cuando estos fracasos se suceden en forma ininterrumpida, las cámaras son disueltas y se llama a nuevas elecciones, camino que no parece viable no sólo porque la actual legislatura nació hace únicamente dos meses (el 3 de junio pasado), sino porque Pertini no está dispuesto a recorrer nuevamente este camino.

Pandolfi, 51 años, doctor en filosofía y especialista en textos griegos, es un «técnico» con carnet de la Democracia Cristiana, pero sin militar en ninguna capilla del primer partido italiano. Ex ministro del Tesoro, un político honesto, apreciado a nivel personal por los comunistas, Pandolfi sin embargo no se hizo nunca muchas ilusiones sobre la posibilidad de formar Gobierno, sobre todo después de conocer la postura socialista y el veto de los republicanos para la inclusión de un ministro liberal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de agosto de 1979

Más información

  • Los socialistas impiden el intento del político democristiano