Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llegó la reacción

Conforme adelantábamos en nuestro comentario del pasado fin de semana, la Bolsa ha reaccionado positivamente en la segunda sesión de la presente tanda, al amparo de la conclusión de la negociación del Estatuto vasco.Al cierre del martes, más contenido en cuanto a la entidad y número de posturas vendedoras se refiere, sucedía un inicio de sesión en la que una exuberante demanda, con un notable olor a artificial, abrumaba a una demanda escasa y contraida, que a medida que se desarrollaba la sesión se distendía, proporcionando papel suficiente para cubrir holgadamente la práctica totalidad de la oferta en la mayor parte de los grupos, a pesar de los esfuerzos de algunos especialistas por demostrar lo contrario.

Con estas premisas se llegaba a un cierre de jornada muy animado, no tanto por la actividad demostrada por las opciones compradoras, como por las apuestas y vaticinios sobre la duración de la presente reacción suscitadas.

Buena parte de los más «viejos» del lugar cuestionaban la consistencia del movimiento alcista iniciado, señalando que el dinero preciso para generar las mejoras observadas procedía de las mismas manos que días atrás ponían abundante papel a la venta.

Sectorialmente, cierta consistencia en los grupos bancario y eléctrico, y euforia excesiva para los siderúrgicos, a pesar de lo escaso de su precio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 1979