Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa subastadora de "El Quexigal" respetará la decisión del Ministerio de Cultura

«Si la decisión del Ministerio de Cultura es que no se exporte ninguna pieza de esta colección, nosotros la respetaremos, porque esa es nuestra línea de conducta en todos los países en que actuamos», ha dicho a EL PAÍS Edmund Peel, director gerente de Sotheby's, la casa de subastas que ha organizado el remate de la colección de obras de arte y otros objetos de El Quexigal, finca propiedad de la familia Hohenlohe, a la que fue incoado expediente de declaración de monumento histórico-artístico, y cuyos objetos fueron considerados como no exportables en una nota oficial del Ministerio de Cultura hecha pública el jueves pasado.

«Nosotros», dijo el señor Peel, «estamos muy sorprendidos por esta decisión ministerial, más por la manera en que nos hemos enterado que por la decisión en sí. Efectivamente, lo hemos sabido por la prensa, porque a nosotros no nos ha llegado ninguna comunicación oficial.»«Por otra parte», siguió diciendo el señor Peel a EL PAÍS, "creo que debo rectificar una frase del Ministerio, en la que se refiere a que en nuestro catálogo dijéramos que todas las piezas eran exportables. Había que añadir que, en el mismo catálogo, y a continuación de la frase "se entiende que todos los lotes incluidos en la subasta han sido declarados exportables por las autoridades competentes", había otra, fundamental, que dice: "con excepción de los lotes señalados expresamente en el catálogo como no exportables".»

El señor Edmund Peel, gerente de Sotheby's, se ha mostrado absolutamente tranquilo sobre las consecuencias que esta nueva calificación oficial de los materiales a subastar podrían tener sobre el éxito de la subasta: «Nuestra sorpresa es mayor porque hemos pedido a la Junta de Calificación del Patrimonio Histórico-Artístico infórmes de exportabilidad de todos y, cada uno de los lotes, y es ella la que ha considerado alguno de ellos como no ex portables, previamente, pero la que ha dejado puertas abiertas a otros. En cualquier caso, nosotros comprendemos perfectamente la actitud estatal de defensa clel patrimonio, y estamos de absoluto acuerdo.»

«De hecho», sigue el gerente de Sotheby's, "nosotros, que actuamos en muchos países, intentamos siempre, como política general, hacer volver las piezas interesantes a sus países de origen. Sí, sobre todo, cuando son piezas de verdadero iriterés, y desde luego, nuestra conducta se ha caracterizado siempre por un absoluto respeto a las leyes. En esta subasta concreta, la primera que hace Sotheby's en España, el lote 65 (una vista de El Escorial, pintura española del siglo XVII, con 1.200.000 pesetas de salida) lo hemos traído nosotros, procedente de otra colección inglesa, para que vuelva a España. Es el único cuadro que no pertenece a la colección Hohenlohe".»

Intervención estatal

De fuentes oficiosas, EL PAÍS ha podido saber que es posible que el Estado español compre la colección de El Quexigal. Preguntado el señor Peel sobre el tema, ha dicho: «Nosotros hemos tenido informado al Ministerio en todo momento. De hecho, el Estado tiene el derecho de tanteo que le concede la ley, y que consiste en el derecho y la prioridad de comprar al mismo precio que aquel al que le fuera adjudicada la obra en subasta. Este derecho de tanteo», sigue el señor Peel, «no lo tiene sólo en esta subasta, sino en toda transacción de arte y objetos artísticos de cualquier época, y de hecho, en todas las opciones de venta de bienes muebles. Si sabemos que el derecho lo tiene y puede ejercerlo, en cambio no tenemos ninguna noticia de que hayan tomado ninguna decisión al respecto». Preguntado sobre si tenia conocimiento de otras intervenciones estatales en este sentido, el gerente de Sotheby's dijo a EL PAÍS: «Con nosotros ya lo han usado fuera de España, naturalmente, porque aquí es la primera subasta que hace esta casa.» preguntado si quizá intervino en la compra de parte de la biblioteca del doctor Marañón, Edmund Peel dijo que «pensaba que sí».

Sobre los posibles perjuicios que la decisión de no exportabilidad de estos objetos podrían proporcionarles, el señor Peel dijo: «En realidad creo que prácticamente ninguna. Nosotros estamos convencidos de que estos lotes, y particularmente los más valiosos, que son los de pintura, aun cuando fueran subastados en Londres o en Nueva York, tendrían posibilidades muy altas de volver a España. Es decir, de ser adjudicados a un comprador español que las volvería a traer a España. Por otra parte, y sinceramente, no esperamos una gran afluencia de público extranjero. Si hemos presentado los lotes a la junta de calificación ha sido simplemente por cumplir este trámite legal: nos hemos tomado la molestia.» «Y otra cosa», dice el señor Peel, «si como usted sugiere fuera posible una intervención estatal, nosotros nos llevaríamos una gran alegría».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 1979

Más información

  • El palacio será declarado monumento histórico