Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LOS CONCIERTOS DEL REAL

Fin de ciclo con "Carmina Burana"

La repentina enfermedad de la soprano Heather Harper transformó sustancialmente, el programa de clausura de temporada de la Orquesta y Coros de RTVE, dirigidos por Enrique García Asensio. Se mantuvieron las Danzas guerreras, de Borodin, como apertura y, tras el descanso, fue anticipada la interpretación (le los Carmina Burana, de Orff, prevista para el tercer concierto de la temporada próxima.Poco hay que decir de una página que se ha convertido en best seller y que, por sí sola, habría sido capaz de universalizar el nombre del compositor alemán. Una vez más, el público acogió estas singulares canciones profanas con entusiasmo y, una vez más, echamos de menos la escena. Pues los Carmina -como casi toda la obra de Carl Orff- responden a un pensamiento teatral, por cuanto tienen de plástica y de gesto. Recuerdo haber visto hace años un ballet montado por la ópera berlinesa sobre la partitura goliardesca, en el que la música cobraba más altas y efectivas dimensiones. El lenguaje orffiano, sus combinaciones, formas y fórmulas, la voluntaria vulgaridad de algunos pasajes, la caricatura erótico-religiosa de otros, la convencional poesía de unos terceros, parecen adaptarse bien a los desenfadados textos goliardos, al menos tal como pueden entenderse ahora, ya que, en su tiempo, la música que los acompañaba, cohservada en el monasterio benedictino de Bcuron, poseía un refinamiento muy superior al practicado por Orff. Pero el compositor no jugó a ningún tipo de fidelidades; nos dio tan sólo su traducción musical de ese curioso mundo literario y social de los clérigos mendicantes.

Orquesta y Coros de RTVE

Director: García Asensio. Director Coros: A. Blancafort. Solistas: A. Zanetti, J. Foronday A. Lagar. Obras de Borodin y C. Orff. 27 y 28 de abril.

La versión de la Orquesta y Coros de RTVE fue dominadora y brillante, animada por un impulso vital que esa sucesión de fragmentos reiterados, montados principalmente sobre esquemas rítmicos muy simples, precisa para su mejor identificación.

Las partes solistas, encomendadas a tres cantantes de los Coros de personalidad individual destacada, estuvieron bien servidas. Angeles Zanetti es soprano de fina línea y excelente musicalidad; José Foronda, desde su técnica de contratenor, abordó su peculiar parte, y Antonio Lagar, por calidad de la materia, sobriedad de estilo y efectiva expresividad, redondeó sus intervenciones. En cuanto a García Asensio, tan firme de batuta como conocedor de la obra de Orff, protagonizó justamente una jornada de éxito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 1979