Incidentes en la conmemoración del Día de Castilla y León

El enfrentamiento entre un grupo de personas que portaba banderas republicanas y la Guardia Civil ensombreció a última hora del domingo el ambiente festivo y proautonomista que había imperado durante toda la jornada en Villalar de los Comuneros. Hasta las cinco de la tarde, hora en que se iniciaron los incidentes, la localidad vallisoletana fue una auténtica fiesta de la libertad, donde tuvieron cabida todas las banderas de regiones, nacionalidades o credos políticos y también todos los gritos.

El carácter de romería popular se acentuó una vez que finalizaron las intervenciones previstas. Una de ellas, la del poeta Luis López Alvarez, que habló en nombre del Plenario de partidos, fue recibida y despedida con aplausos y voces de Viva Castilla-León, pero la del presidente del Consejo General, el diputado centrista por Burgos, Juan Manuel Reol Tejada, se desarrolló entre abucheos, pitos y gritos de Fuera, fuera, pronunciados por grupos que, pese a no estar formados por muchas personas, se habían colocado estratégicamente ,en los lugares más cercanos al estrado desde donde se pronunciaron los discursos.Las protestas de estos sectores se iniciaron poco después de que comenzaran las actuaciones musicales previstas. La aparición de la bandera nacional provocó silbidos y voces de Esa bandera no es comunera, mientras que algunas personas se situaron, portando enseñas tricolores, en la tapia colocada detrás del estrado. Pese a los diversos intentos por retirar la bandera bicolor, el servicio de orden consiguió que ésta se mantuviera junto al pendón de Castílla y a todos los demás estandartes del resto de las regiones y nacionalidades de España, hasta que, finalizada la intervención de Reol Tejada se decidió, tras un pequeño incidente con una persona que trató de apoderarse de la bandera, retirarla para evitar nuevos problemas.

Menor asistencia

Pese a que la convocatoria del Día de la Región consiguió congregar 100.000 personas en un pueblo de apenas quinientos habitantes, la respuesta ha sido, en 1979, notablemente inferior a la del año anterior. El miedo a que pudiera ocurrir algo, la escasa propaganda que se hizo del acto y los rumores que circularon en algunos lugares, en los que se aseguraba que se había suspendido la celebración, retraje ron a muchas personas.

Sin embargo se puede calcular en 5.000 el número de jóvenes que pasaron la noche del sábado en tiendas de campana y en sus coches en el pueblo, bajo un ambiente festivo y reivindicativo. Muchos de ellos, al igual que los que llegaron el domingo, portaban pendones morados, carmesíes o adamados y pegatinas en contra de la instalación en Castilla de centrales nucleares. Este fue, precisamenle, uno de los problemas que más resonancia encontró en Villalar. Los gritos de Casiilla, no nuclear y Centrales nucleares a la finca de Suárez se dejaron oír a lo largo de toda la jornada. Multitud de affiches, carteles y octavillas firmados por colectivos antinucleares y grupos ecologistas recogían la oposición a la construcción de las plantas previstas en Moral de Sayago (Zamora), Juzbado (Salamanca) y Soria.

A medida que transcurría la mañana se fueron concentrando personas en la campa, situada en las eras del pueblo, donde a las do ce dieron comienzo las actuaciones musicales. A esa misma hora los parlamentarios de la región, presidentes de diputaciones y numerosos alcaldes y concejales electos acudieron a la plaza de Villalar. Juan Manuel Reol colocó un pendón y un ramo de flores en el monolito que conmemora la derrota comunera. Posteriormente se trasladaron al lugar de la concentración, donde, alrededor de la una, intervino Luis López Alvarez, quien leyó un manifiesto del Plenario de partidos, en el que éstos se comprometen a apoyar al Consejo General en todo lo relacionado con el Estatuto de Autonomía.

A continuación tomó la palabra Juan Manuel Reol quien, en medio de fuertes abucheos, que no cesa ron, a pesar de que le acompañaban en el estrado representantes de todas las fuerzas políticas, algunos de la izquierda extraparlamentaria, insistió en la necesidad del Estatuto de Autonomía que «para Castilla y León no es sólo un problema económico o político, sino un problema de superviviencia, como pueblo y como región».

A las cinco de la tarde, dio comienzo la segunda parte del recital folklórico, en cuyos intervalos fueron subiendo al estrado portavoces de algunos sectores en huelga o con problemas y representantes de la Organización para la Liberación de Palestina, del Partido Socialista de los Trabajadores de Argentina y del Frente Sandinista, quienes pidieron solidaridad con sus respectivos movimientos. Pero, por entonces permanecía poca gente en la campa y ya se habían iniciado los enfrentamientos en la plaza mayor.

Ayuntamiento vigilado

La presencia de la bandera nacional en el balcón del Ayuntamiento fue abucheada por un grupo de republicanos, que no llegaba al medio millar de personas. Uno de ellos pretendió entrar en la casa consistorial para colocar la enseña tricolor, pero fue rechazado por la Guardia Civil, situada desde la noche anterior dentro del Ayuntamiento. Inmediatamente, desde la plaza fueron lanzadas piedras contra la Benemérita y se escucharon gritos de Que se vayan, que se vayan. Poco después llegaron varios coches de la Guardia Civil y un autocar y seis jeeps de la Policía Nacional antidisturbios, cuyos miembros lanzaron botes de humo contra los concentrados. En el enfrentamiento hubo dos heridos leves: un manifestante y un guardia civil, éste al ,ser alcanzado por una piedra. La aparición de miembros del servicio de orden y de representantes de partidos políticos puso fin a los incidentes.

Cuatro ultraderechistas, detenidos en Valladolid

Tres jóvenes detenidos pasaron ayer a disposición judicial, tras haber sido denunciados «por tentativa de agresión y daños a un vehículo», según informó la Jefatura Superior de Policía.

Los jóvenes puestos a disposición del Juzgado son: Santiago Milans de Bosch Jordan de Urríes, de diecinueve años; Agustín Antonio del Campo Sain, de diecinueve años, y J. A. V. M., de dieciséis años.

Los dos primeros han sido detenidos en más ocasiones anteriormente al haber estado implicados en incidentes que protagonizó la extrema derecha.

Las detenciones, en esta ocasión, se practicaron a raíz de los incidentes que el pasado sábado se produjeron en esta capital y en los que resultaron heridas cuatro personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de abril de 1979.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50