Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia, dispuesta a "liquidar la cuestión de los refugiados y sanear el País Vasco"

Biarritz (Francia)

Las autoridades francesas no concederán más cartas de refugiados políticos ni prorrogarán los permisos de residencia actuales, según comunicó el prefecto de Pau a tres abogados vascos durante el transcurso de una entrevista mantenida el pasado martes. La intención de la Administración francesa, en palabras del prefecto, es «liquidar la cuestión de los refugiados y sanear el País Vasco». Por otra parte, hoy podría ser cerrada la frontera del Bidasoa como medida de las autoridades francesas ante la convocatoria de manifestaciones en el País Vasco francés.

Desde agosto de 1978, Francia no concede cartas de refugiados, limitándose a prorrogar las ya existentes. El último vasco en ampararse en esta medida fue Urretavizcaya, que se presentó en la comisaría de Bayona, en agosto del año pasado, solicitando acogerse al Estatuto de Refugiado Político. En aquella ocasión la policía francesa advirtió que tenía órdenes del Ministerio del Interior de no conceder más cartas de refugiados a los vascos. En los últimos días, la policía ha indicado que no prorrogará ninguna carta de refugiado.De los aproximadamente doscientos refugiados vascos que viven en los departamentos de los bajos Pirineos, un grupo numeroso tiene carta y documentación legal; otros, los que llegaron en el último año y medio, disponen de un permiso de residencia provisional, que se renueva mensualmente, mientras que los recién llegados están en una situación anómala, ya que no se han presentado a la policía, ante el temor de ser entregados a las autoridades españolas.

Con las últimas medidas de la Administración francesa, a veintisiete refugiados se les ha negado la prórroga de la carta; otros diez, entre ellos Pérez Revilla, Peixoto, Txomin, Sagardía y Macazaga, tienen prohibida la residencia en los departamentos de los bajos Pirineos, y veintinueve -incluidos los quince desaparecidos- son buscados por la policía.

Recientemente, un portavoz de la Administración francesa ha advertido que la intención de su Gobierno es la de retirar la carta a unos cien refugiados vascos y asignarles residencia en una zona alejada de los bajos Pirineos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 1979

Más información

  • Según tres abogados vascos que se entrevistaron con el prefecto de Pau