Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argelia quiere que España coopere en la dinámica de la paz en el Magreb

Las autoridades argelinas han vuelto a expresar implícitamente su deseo de ver participar a España en la «dinámica de paz» en el Magreb, según un mensaje dirigido a su homólogo español, Marcelino Oreja, por el ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Mohamed Seddick ben Yahia.Después de agradecer la felicitación que le fue remitida por Oreja tras su nombramiento, Ben Yahia expresa el deseo de Argel de ver a España y Argelia «desarrollar sus relaciones para eliminar definitivamente los elementos de tensión que amenazan la paz y la estabilidad en nuestra región».

Por parte argelina está a punto de producirse un gesto hacia España con la conmutación de la condena a muerte dictada el pasado 7 de mayo de 1978 contra el español Juan Antonio Alfonso González, acusado por los argelinos del intento de asesinato del dirigente del MPAIAC, Antonio Cubillo. Su cómplice, José Luis Cortés Rodríguez, condenado en aquella ocasión a veinte años de cárcel.

El régimen argelino acogió con satisfacción el envío de una misión española, dirigida por el propio señor Oreja, en representación del rey don Juan Carlos y del Gobierno español, a los funerales del presidente Huari Bumedian. La llegada posterior a Argel del embajador José María Ulrich contribuyó a normalizar, al menos sobre el papel, las relaciones entre los dos países.

La crisis hispano-argelina partió de la publicación en diciembre de 1977 de un artículo que consideraba a las islas Canarias como territorio africano colonizado. El entonces embajador de España en Argel, Gabriel Mañueco, fue llamado a consulta, y poco después abandonaba su puesto en Madrid el embajador argelino. En el verano de 1978 se produjo un deshielo aparente en las relaciones Madrid-Argel con la vuelta de ambos embajadores a sus puestos, aunque por poco tiempo.

Tras un vacío de seis meses en ambas embajadas, en los últimos meses de 1978 José María Ulrich y Djudi Hocine fueron nombrados para ocupar las vacantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 1979

Más información

  • Según un mensaje del ministro argelino del Exterior a Marcelino Oreja