Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Otro cuento inmoral

Inspirándose libremente en Passeggiate romane, de Stendhal, Borowzcyk ha realizado un filme sobre el sexo irrefrenable e irreprimible. Interior de un convento es una crónica de los estériles y policiales trabajos de la abadesa de un convento para acabar con el desenfreno erótico de sus pupilas, la mayoría religiosas sin vocación ninguna, coaccionadas por sus familias. Las hermosas monjas de Borowczyk son la antítesis de las de Pasolini, atroces y desdentadas. Cineastas antagónicos, Borowczyk no busca ninguna verdad escondida, sólo busca la belleza y el placer, es un erotómano, un ilustrador libertino, en la más rancia tradición racionalista. Borowczyk ha intentado componer un irónico canto a la voluptuosidad, pero ha caído en su propia trampa. El anticlericalismo que ya existía en sus filmes anteriores aquí es fácil y burdo, sus encuadres temblorosos, sus planos cámara en mano que intentan huir de las composiciones pictóricas son neutralizados por su fotografía efectista y hamiltoniana.Desde Gôto, l'île de l'amour hasta este Interior de un convento, el cine de Borowczyk ha experimentado un progresivo deterioro de los valores que existían en su primer filme y en sus innumerables cortometrajes.

Interior de un convento (Interno di un convento)

Dirección y montaje: Walerian Borowczyk . Italiana, 1977. Local de estreno: Madrid 1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 1979

Más información

  • "INTERIOR DE UN CONVENTO"