Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa podrá vestir sotana en México

El viaje del Papa a México plantea algunos problemas de tipo constitucional. Pero las autoridades de ese país están decididas a interpretar el espíritu más que la letra de la Constitución de 1917 para evitar que «se abran viejas heridas», como lo acaba de indicar el ministro mexicano del Interior, Reyes Herodes. Juan Pablo II, que «no ha sido invitado oficialmente», será, sin embargo, considerado como un «turista ilustre». Por eso se le permitirá, contra lo dispuesto en la Constitución, aparecer en público con su vestimenta eclesiástica, es decir, con sotana.

En México hay 30.000 sacerdotes, pero no pueden aparecer en público con hábitos; tampoco podría el Papa celebrar una misa en terreno abierto como hará en Guadalajara, pues se trata de un acto condenado con una multa. Pero se ha considerado que el lugar donde el Papa celebrará la misa, junto a la catedral, pertenece a la Iglesia y no es lugar público.

Comitiva papal

Con el papa viajarán, en el mismo avión, según anunció ayer el director de la sala de prensa del Vaticano, varios prelados: entre ellos monseñor Caprio, de la secretaría de Estado, el ministro vaticano de Asuntos Exteriores, monseñor Martín, el responsable de las finanzas de la Santa Sede, el arzobispo norteamericano Paulo Marcinkus, el prefecto de ceremonias monseñor Noe y tres miembros de la Secretaría de Estado: Abril, Paetz y Romeo. Irán también uno de los secretarios personales del papa Wojtyla, dos médicos y el jefe del cuerpo de vigilancia, comandante Cibin. ¿Se les permitirá a estos eclesiásticos vestir la sotana? Al parecer, también tendrán permiso para ello «como una excepción».En el avión pontificio viajarán además 62 representantes de los medios de comunicación social: televisión, radio y prensa. De la prensa española han sido admiti dos en el avión del Papa sólo los corresponsales de Piresa y de Europa Press. El avión del Papa es un DC 10 de Alitalia que dispone de más de doscientos asientos. Interrogados por EL PAÍS, los jefes de la sala de prensa han indicado que no es posible aceptar más periodistas porque el avión va muy cargado con los regalos que lleva el Papa y sobre todo con los «quintales de discursos». Todos los discur sos que el Papa pronunciará du rante su viaje salen ya de Roma traducidos y ciclostilados con miles de copias para repartirlos en México a la prensa mundial.

Pista de tenis para el Papa

En la finca pontificia de Castelgandolfo, residencia veraniega de los papas, a treinta kilómetros de Roma, en las colinas de los famosos castelli romani, se ha empezado a construir un campo de tenis para Juan Pablo II. El lo quería abierto, pero el Vaticano ha preferido construirlo cubierto. Probable mente, cierta curia se horroriza aún de que un fotógrafo pueda sor prender a un Papajugando al tenis. Al parecer, une, de los rivales del Papa será el jesuita padre Tucci, actual director de Radio Vaticano, que es un experto en este deporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 1979

Más información

  • Pese a la prohibición constitucional