Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Móstoles sigue sin perspectivas de atención sanitaria de la Seguridad Social

La inexistencia de una sanidad preventiva en Móstoles, y las graves carencias de la asistencia sanitaria, ha permitido que la iniciativa privada haya abordado la idea de construir un moderno edificio, de nueve plantas, denominado Hospital General de Móstoles. Según informa el comité local del PCE en Móstoles, «aprovechando la circunstancia de total abandono sanitario que se padece, el capital privado ha invertido cientos de millones en la construcción del centro citado, que contará con seiscientas clamas, en habitaciones de dos y cuatro plazas, centro de diálisis, partos, urgencias, varios quirófanos y un anfiteatro para la realización de seminarios».

La construcción del centro privado alarma al PCE porque, según su comunicado, la iniciativa privada no se hubiera lanzado a esa empresa si no supiera de antemano, o tuviera ciertas garantías, de que no se va a construir el hospital comarcal de la Seguridad Social tantas veces solicitado por vecinos y partidos políticos.El comunicado resalta la contradicción en que incurren continuamente las autoridades sanitarias por falta de una política global sanitaria. Es muy posible que, ante la existencia del hospital privado, la Administración renuncie a la construcción del suyo propio y se limite simplemente a alquilar un determinado número de camas y servicios al primero, lo que a la larga significa un costo mucho mayor.

Actualmente, la situación sanitaria en Móstoles no ha cambiado en absoluto, a pesar de la serie de promesas y buenos deseos que siguieron a las manifestaciones y alteraciones del orden público del verano pasado. Así, las obras para la ampliación del ambulatorio de Coronel de Palma, todavía no han comenzado, ya que nadie presentó propuestas al concurso-subasta para la adjudicación de las obras. Tanto el ambulatorio citado, que en realidad es un consultorio ampliado en dos especialidades, tocología y odontología, como el consultorio de la calle Teniente Ruiz, están sobresaturados por las 38.000 familias beneficiarias de la Seguridad Social que tienen que atender. Aún no estan terminados dos nuevos consultorios que la Administración afirmó que se habilitarían con toda urgencia. Uno de ellos, que quiere ubicarse en un local cedido por la inmobiliarla Iviasa, está paralizado porque la empresa quiere que el Ayuntamiento le legalice a cambio otros locales de su propiedad, construidos sin cumplir las normas técnicas de edificación.

Móstoles no cuenta aún, para una población de 150.000 habitantes, con un servicio de urgencias pemanente, y lo único efectivo que se ha logrado es la implantación, desde primeros de julio de 1977, de un servicio especial de urgencia, que sólo cubre las horas nocturnas.

La actividad sanitaria por parte municipal es aún más raquítica. El jefe local de Sanidad es un concejal, médico y propietario de una clínica privada, que no se ha preocupado en lo más mínimo por la constitución de un Consejo Local de la Salud, propuesta planteada asimismo en numerosas ocasiones por vecinos y partidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de diciembre de 1978

Más información

  • Se construye un hospital privado de seiscientas camas