Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrevista definitiva en pos de las SALT II

El nuevo encuentro programado para mañana al mediodía, en Ginebra, entre Andrei Gromiko, Ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, y el secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vance, podría ser el definitivo para la firma de un texto de tratado de limitación de armas estratégicas, denominado SALT II.Según se anunció, Gromiko deberá llegar a Ginebra esta tarde proveniente de Moscú, mientras Vance lo hará esta noche o mañana, a primera hora, dado que la primera entrevista entre los representantes del Kremlin y la Casa Blanca está prevista para el jueves a mediodía, sin que se descarte la posibilidad de que las conversaciones, se prolonguen hasta el próximo sábado.

En fuentes diplomáticas ginebrinas se da como seguro que, de llegarse a un acuerdo SALT II, éste será ratificado por Brejnev y Carter, en una reunión cumbre a celebrar en el mes de enero, cuyo anuncio oficial podría hacerse en Ginebra.

Sin embargo, los observadores estiman que tanto la firma del acuerdo como una próxima cumbre entre ambos mandatarios dependerá de la forma en que Moscú haya decidido enfrentar el establecimiento de relaciones entre Pekín y Washington, elemento que, para algunos, no carece de cierta intencionalidad por parte de Estados Unidos, en vísperas de la posible firma de un acuerdo sobre armamento estratégico.

Entretanto, el futuro de las negociaciones soviético-norteamericanas para reducir las ventas de armas convencionales a terceros países se consideró ayer incierto, tras las últimas conversaciones celebradas en México.

En medios diplomáticos de Washington se calificó de «fracaso» la reunión mantenida del 5 al 15 de diciembre en la capital mexicana por delegados soviéticos y norteamericanos de la comisión para reducir los arsenales convencionales en los países en desarrollo.

La culpa del fracaso se atribuye, en esta ocasión, al bando norteamericano, que cambió completamente la estrategia que Washington había impuesto al principio, con la aceptación de Moscú, de discutir las ventas de armas región por región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1978

Más información

  • Vance y Gromiko, en Ginebra