Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición chilena y argentina, contra una eventual guerra

Círculos políticos de la oposición chilena y argentina preparan un comunicado conjunto sobre el eventual desencadenamiento de actividades bélicas entre los Gobiernos de Buenos Aires y Santiago de Chile, según supo ayer EL PAÍS de fuentes solventes. En los últimos días de esta semana dirigentes de todo el abanico político de estos países han mantenido contactos sobre este tema, que causa profunda preocupación en todos los medios consultados.En líneas generales, existe absoluta identidad sobre el rechazo de un posible enfrentamiento armado, ya que se considera que los más perjudicados en una conflagración serían los pueblos argentino y chileno. Existe también la creencia de que pese a las consideraciones de que ambos regímenes están utilizando el conflicto del Beagle, que los enfrenta en sus relaciones exteriores, para esconder dificultades políticas interiores de gran envergadura, los acontecimientos recientes -dimisión del ministro argentino de Asuntos Exteriores, Oscar Montes, operaciones militares de previsión de bombardeos, explosión de una bomba frente a la embajada argentina en Santiago, movimientos dé tropas en la frontera sur argentina-, así como el inminente vencimiento -el próximo 2 de noviembre- de los plazos de negociación entre ambos Gobiernos sobre el contencioso del Beagle permite presagiar una salida militar, a medida que la posibilidad de un arregIo negociado se aleja.

A las movilizaciones -dirigidas- de opinión pública en Argentina. simultaneadas con declaraciones belicistas de altos y representativos mandos militares, hay que añadir corrientes de opinión canalizadas oficialmente en Chile y con una trayectoria similar, si bien más mitigadas, dada la situación de aislamiento exterior en el que se halla la Junta Militar chilena y pese a que el fallo arbitral sobre la soberanía de las tres islas del canal del Beagle, favorece objetivamente la reivindicación chilena.

La semana pasada los partidos comunistas de Chile y Argentina, a través de sus respectivos secretarios generales, Luis Corvalán y Gerónimo Arnedo emitieron un comunicado de condena de la guerra, donde se mostraba que la única vía de arreglo era la negociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de octubre de 1978

Más información

  • A propósito del contencioso sobre el Beagle