Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento quiere reconstruir la puerta de San Vicente

El Ayuntamiento de Madrid, a través de su Delegación de Cultura, tiene el proyecto de reconstruir la puerta de San Vicente, construida por Sabatini durante el reinado de Carlos III, en el año 1775. Situada al final de lo que hoy es el paseo de Onésimo Redondo, en su confluencia con el paseo de la Florida, la puerta de San Vicente desapareció en el año 1890 para dar paso, se supone, a unas obras de remodelación de esta plaza.

A finales del siglo XIX, la muralla de Madrid, que antiguamente rodeaba la ciudad, comenzó a desaparecer por imposición del desarrollo urbanístico que se precisaba. Víctima de ese afán progresista, la puerta de San Vicente fue desmontada de su emplazamiento, se supone que para hacer unas obras de remodelación en la zona, y depositada en algún sitio donde nadie ha sido capaz de encontrarla. Desde hace un par de años el Ayuntamiento de Madrid tiene el firme propósito de reconstruir la puerta y colocarla en algún lugar destacado de la ciudad, preferiblemente en un nudo de entrada a la misma, enun intento de recuperar la historia de la capital que, poco a poco, se ha ido perdiendo en favor del progreso. Pero el problema principal y casi único con que se ha enfrentado el Ayuntamiento para conseguir hacer realidad este proyecto ha estado en conseguir encontrar el dinero suficiente para hacer frente al mismo.

El coste aproximado de las obras de reconstrucción se cifra en torno a los treinta millones de pesetas. Sería realizado en granito y piedra caliza procedente de Colmenar y, para lograr el mayor parecido posible con el original, serían utilizados los planos de que dispone la Corporación y, sobre todo, la fotografía que Laurent le hizo en el año 1890, justamente el de su desaparición. Esa fotografía, publicada sobre estas líneas en exclusiva, será la que permitirá, en el momento en que se pueda disponer del dinero necesario para ello, conocer con exactitud los volúmenes y proporciones que tenía la puerta.

El Ayuntamiento está dispuesto a solicitar ayuda económica de todas aquellas entidades, públicas o privadas, interesadas directamente en el mundo de la historia de Madrid y su arte. Si esas entidades a las que les va a ser solicitado dinero para poder reconstruir la puerta contestan positivamente, Madrid podría volver a tener su puerta de San Vicente en el plazo de seis meses Si no es así, ante los escasos recursos municipales, muy posiblemente la puerta de San Vicente continúe durante muchos años en el olvido absoluto y total que ha tenido hasta ahora.

Actualmente un equipo de personas está dedicado a hacer la última intentona por localizar las piedras que en su día conformaron la puerta, o cuando menos el éxito de este equipo estaría conseguido si encuentra los grupos escultóricos que la decoraban. Pero, a pesar de la esperanza, quedan muy pocas posibilidades reales de que la puerta o las esculturas sean localizadas.

Mientras tanto, la historia de Madrid se seguirá midiendo por los recuerdos de sus monumentos ya desaparecidos, aunque en este caso -contrariamente a lo que ocurre con las de Moros o del Angel-, la puerta de San Vicente no cuenta ni con una plaza, una calle o un mal callejón que refresque a los ciudadanos su propia historia, que ya empieza a perderse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de agosto de 1978

Más información

  • Fue desmontada en 1890 y costará treinta millones