Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo General de Castilla y León se constituyó ayer en Palencia

Ayer quedó constituido el Consejo General de Castilla y León, en un acto sencillo celebrado en el histórico castillo de Monzón de Campos, en la provincia palentina -a unos diez kilómetros de la capital-. En el mismo acto, el diputado burgalés de UCD Juan Manuel Reol fue elegido presidente.

Estuvieron presentes casi todos los parlamentarios castellano-leoneses y presidentes de las diputaciones de las provincias de Ávila, Soria, Segovia, Burgos, Valladolid, Salamanca, Zamora y Palencia. No asistió el parlamentario de Alianza Popular por Zamora Federico Silva, único miembro de este partido que fue elegido en estas ocho provincias de la región.Con unas palabras del presidente de la Asamblea de Parlamentarios de Castilla y León, Francisco de Vicente, se inició la reunión. Empezó mostrando su sentimiento e indignación, que era el de toda la Asamblea, por los luctuosos sucesos acaecidos en Madrid en la mañana del pasado viernes y propuso que fueran enviados telegramas de condolencia y adhesión al Rey al presidente Suárez, al vicepresidente Gutiérrez Mellado y a los familiares de las víctimas. Gregorio Peces-Barba, del PSOE, pidió que también fueran enviados telegramas a los dos capitanes generales de la región. Ambas propuestas fueron aprobadas por aclamación.

Una vez leída el acta de la sesión anterior y el real decreto preautonómico or el diputado Jesús Hervella, quedó disuelta la Asamblea de Parlamentarios de Castilla y León.

Después de una larga espera -se había anunciado que el descanso sólo duraría cinco minutos- se reunió el Consejo General de Castilla y León, que ha quedado integrado por siete parlamentarios del PSOE y veinticuatro parlamentarios de UCD, partido mayoritario en la región, y el independiente Ramiro Cercos, de Soria.

A continuación, UCD propuso como candidato a la presidencia del Consejo al diputado burgalés Juan Manuel Reol Tejada, pro puesta que fue aceptada por el Grupo Socialista, siendo proclamado presidente por aclamación. También se constituyó la Junta de Consejeros, que está compuesta por doce parlamentarios, además del presidente -ocho de UCD y cuatro del PSOE-, y dos representantes de las diputaciones.

Los socialistas, a continuación, pidieron que se procediera al reparto de carteras, pero ante la oposición de UCD se acordó que el sábado próximo se reúna en Salamanca la Junta de Consejeros para tratar el tema.

Finalmente, el presidente pronunció un discurso en el que señaló que se abre una nueva etapa para la región castellano- leonesa, que no va a hacer ni deshacer España, sino que va a ser en España. Indicó también cómo ha sido una víctima del centralismo y que no nace contra nada ni contra nadie, sino para afirmar su personalidad y ayudar a superar situaciones de injusticia. Terminó haciendo una llamada a todos los castellanos-leoneses para que aporten su colaboración en favor de esta tierra y a las provincias hermanas de León -cuna del condado castellano-, Logroño -origen de la lengua- y Santander -punto de partida y raíz.

El ministro para las Regiones, Manuel Clavero, pronunció unas palabras de agradecimiento a cuantos han hecho posible que Castilla y León tengan ya su estatuto preautonómico. Dijo que la autonomía no va a sacar a ninguna región del subdesarrollo, pero que puede luchar contra esto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de julio de 1978

Más información

  • Juan Manuel Reol, de UCD, elegido presidente