Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ATS no intentan sustituir a las matronas

Las ATS nunca han querido entrar «en el campo de las ATS, especialistas en Obstetricia y Ginecología, más conocidas por el antiguo nombre de matronas», ha manifestado en un escrito el Colegio de Ayudantes Técnicos Sanitarios de Madrid, en contestación a la afirmación de las matronas, publicada recienternente por la prensa, de « no querer abandonar a las madres españolas en manos de las ATS, que están mal preparadas».«Nos parece -añaden que está fuera de toda ética eludir a juicios de valor tan poco estimables y arbitrarlos como el de menospreciar la formación de las ATS. Por otro lado -puntualizan-, desde 1956 la matrona pasó a ser especialidad del ATS. Tras la unificación colegial de las antiguas secciones de practicantes, enfermeras y matronas, en un solo Colegio Profesional de ATS, las matronas quedan incorporadas al mismo. »

«En ningún caso la unificación supone la equiparación de funciones, ya que cada especialidad tiene perfectamente reglamentadas las suyas. La organización colegial funciona democráticamente y descentralizadarnente, por lo que existen delegaciones de todas aquellas ramas que se consideran necesarias. En las entrevistas mantenidas con los presidentes de la antigua sección se les ofreció esta posibilidad de funcionamiento autónomo. Además de la delegación, las matronas pueden organizarse como asociación profesional, acogiéndose a la ley general de Asociaciones.»

«En Madrid existen plazas de matronas que no están ocupadas, por lo que en esos casos el ATS asume sus funciones, tal como marca la ley de 1955, donde dice que, ante la ausencia de los profesionales específicos, las ATS pueden atender partos. Por último, en el Real decreto de convalidación de títulos, se ha dado la posibilidad a las matronas antiguas de obtener también el título de ATS. Esto en ningún caso supone perder el antiguo, y sí ofrece en cambio a las matronas la posibilidad de acceder a otras especialidades del ATS.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 1978