Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patronato Juan XXIII se considera "expulsado" de la Meseta de Orcasitas

El próximo día 16 de julio, de acuerdo con una orden de la Delegación Provincial de la Vivienda, deberán ser desalojadas las dependencias escolares y religiosas del Patronato Juan XXIII, Congregación de la Preciosa Sangre, en la Meseta de Orcasitas. Sin embargo, los religiosos han presentado un recurso ante la Delegación Provincial en el que consideran injusta e inviable la orden de expropiación.

El plan de expropiación de la meseta de Orcasitas se remonta a 1971. Los terrenos del Patronato Juan XXIII fueron evaluados por el Ministerio en 18 millones de pesetas, que fueron ingresados en la Caja General de Depósitos para ser retirados. Antes, en 1963, hubo un acuerdo de la Comisión de Urbanismo de Madrid por el que estas instalaciones quedaban liberadas de expropiación. Después, en 1974, fue confirmado este acuerdo por la Comisión del Area Metropolitana.El proceso expropiatorio no ha tenido en cuenta ninguno de estos dos acuerdos y, en base a ellos, los religiosos intentan conseguir del Ministerio que se reconozca su derecho a continuar en el barrio, una vez remodelado.

En el colegio Juan XXIII estudian en la actualidad ochocientos niños, que encontrarán plaza el próximo curso en el nuevo colegio estatal, con capacidad para más de novecientas plazas. El recurso presentado por la Congregación insiste, después de aclarar que su postura, en absoluto, intenta perjudicar el desarrollo del plan parcial de la zona, en que no se ha reconocido su derecho a permanecer en el barrio, donde se instalaron hace veinte años. Comprar un solar en el nuevo plan, de las mismas dimensiones que el actual, costaría 40 millones, más el costo de edificación.

Durante los últimos días se han recogido pliegos de firmas, más de quinientas, de los vecinos de Orcasitas para solicitar la continuidad de la enseñanza religiosa en el barrio. Existe otro pliego de firmas de padres de alumnos, en el que doscientos de ellos sostienen la misma postura.

El colegio Juan XXIII cuenta en la actualidad con tres religiosos, de los que sólo uno imparte clases, y más de veinte profesores, seis de ellos estatales. Los profesores de enseñanza privada no serían acogidos en el nuevo colegio. El futuro de la Meseta de Orcasitas, con el nuevo plan parcial, prevé la construcción de tres centros docentes estatales y la Congregación de la Preciosa Sangre considera que se ha actuado discriminatoriamente contra ellos, «atentando a los principios de libertad religiosa y libertad de expresión».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 1978

Más información

  • Los terrenos que ocupan son, según ellos, inexpropiables