Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dictamen favorable de los rectores a la homologación de títulos de los maestros

El consejo de rectores de Universidad dio ayer su dictamen favorable a la homologación de los títulos de maestros de enseñanza primaria con los de profesores de EGB, que era uno de los temas principales del orden del día de la reunión.

Como se sabe, el tema de la homologación de títulos de los maestros es uno de los puntos de la tabla reivindicativa que llevó a la huelga a este profesorado al principio del presente trimestre del curso académico. La reivindicación de los maestros no tiene un sentido estrictamente académico o corporativo, sino que la diversidad actual de títulos estaba siendo motivo de discriminaciones importantes con repercusiones económicas.Es de prever que, tras el dictamen favorable de los rectores, el Ministerio sancione definitivamente la homologación y que sus efectos legales puedan entrar en vigor en breve.

Por otra parte, el consejo de rectores, que en su reunión de ayer estuvo presidido por el secretario de Estado para la Universidad, señor González Seara, y por el director general de Universidad, señor Cobo del Rosal, no entró en el fondo del tema de los criterios de selectividad universitaria. Unicamente, según informó el señor González Seara, se llegó al acuerdo de que, en aplicación del decreto sobre limitación de acceso en las facultades de Medicina, las diversas universidades elevarán al Ministerio en breve los oportunos informes respecto del número de alumnos que las facultades respectivas pueden admitir para el próximo curso.

Asimismo, los rectores se ocuparon del estado actual del proyecto de ley de autonomía universitaria, sobre el que las autoridades ministeriales volvieron a insistir en la idea de que no existe borrador articulado alguno.

En relación con este tema, el consejo tuvo oportunidad de entrar en un proceso de clarificación sobre la presunta irregularidad en los nombramientos de varios rectores y en la índole, también supuestamente irregular, de la constitución de determinados claustros universitarios.

Se esperaba que un informe al respecto, del rector de la Universidad de Valladolid, con referencia concreta a los casos de las universidades Central de Barcelona y Autónoma de Madrid, podría provocar serias tensiones.

Aclaraciones al rector de Valladolid

No ha sido así, a tenor de las declaraciones del rector de la Autónoma madrileña, señor Martínez Montávez, quien dijo a EL PAIS clae «lo que sí ha habido es un tono de claridad expositiva total tanto por mi parte como por la del rector de Barcelona. Ambos hemos atendido con absoluto rigor a los deseos de clarificación solicitados por el rector de Valladolid y algunos otros rectores, respecto a los procesos de elección de las juntas de gobierno de ambas universidades y la constitución, y estructura de sus claustros respectivos».En cuanto a la postura ministerial, el señor Montáviez añadió que ha quedado de manifiesto que el departamento del señor Cavero ve el proceso de la Universidad Autónoma como una aportación valiosa al clima de participación que las distintas universidades están prestando para que todas las experiencias puedan tener su plasmación en una ley de autonomía universitaria realista.

Ante la insistencia de EL PAIS que quiso saber el grado de credibilidad que las universidades más progresistas prestan a la reiteradas declaraciones ministeriales sobre la intención de recoger las opinio nes de todos los afectados sobre la futura ley de Universidades, el señor Montávez precisó que indudablemente no son equiparables las circunstancias de las distintas universidades, por lo que «cada junta de gobierno ha ido habilitando los procedimientos, fórmulas y sistemas que veían más operativos en cada caso. No podemos tener la pretensión de que el Ministerio asuma plenamente nuestra respuesta, la de la Universidad Autónoma de Madrid, ante las diversas cuestiones implicadas en el tema de la autonomía. La nuestra es una más entre la gran pluralidad de respuestas de las distintas universidades, diferentes entre sí en muchos casos. Es evidente, por otra parte, que a la Administración le corresponde una labor de tabulación de todas las repuestas y posturas que, desde luego, no va a resultar nada fácil.

«En cualquier caso -concluyó el rector de la Autónoma-, todos los rectores vemos que la sanción definitiva a los temas de la autonomía y del estatuto del profesorado le corresponde a los representantes del pueblo, es decir, al Parlamento, que es quien tiene la última palabra y también la última responsabilidad.»

De otro lado, el consejo de rectores informó favorablemente también la propuesta de la Dirección General de Universidades en orden a solucionar la integración de los cuerpos docentes de escuelas universitaria y propuso que se iniciasen los trámites precisos.

En contestación a la pregunta de diversos informadores sobre si podía hablarse de una clara oposición de los cuerpos docentes universitarios a la integración en la Universidad de los catedráticos de instituto, el mencionado rector Martínez Montávez señaló que no podía hablarse de una oposición tajante, aunque sí podría ser mayoritaria, pero que, en todo caso, no se había tratado en absoluto el tema de los catedráticos de instituto en la reunión del consejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 1978

Más información

  • Concluyó la reunión del consejo