Mañana, Día Mundial del Medio Ambiente

Mañana, 5 de junio, se celebra en todo el mundo el Día Mundial del Medio Ambiente, siguiendo así una directriz acordada por las Naciones Unidas en la conferencia sobre el entorno humano, que tuvo lugar en Estocolmo en 1972. No un día, sino todo el año, necesitan los problemas medioambientales para su solución, opinan los ecologistas en un manifiesto hecho público con motivo de esta conmemoración. En idéntico sentido se pronuncia Daniel de Linos, director general del Medio Ambiente.

«Uno de los objetivos de esta Dirección General es hacer en Administración lo mismo que las asociaciones ecologistas hacen en la calle. Es decir, ser una especie de voz que cree una concienciación sobre la importancia que para la calidad de la vida tiene la conservación del medio ambiente», dijo Daniel de Linos, comentando las posibles competencias de este nuevo departamento ministerial de Obras Públicas, creado en abril de 1978.«Pretendemos crear una política nacional del medio ambiente para que en base a ella la Administración evite disociación de funciones, actuaciones encontradas, etcétera. El problema actual es que cada ministerio ha desarrollado su propia sección relacionada con el medio ambiente. Nuestra labor es la de coordinar estos distintos departamentos, actuación que seguiremos realizando a través de la Comisión Interministerial del Medio Ambiente (CIMA), creada con anterioridad a la Dirección General.»

«En el pleno de la CIMA, que se celebrará mañana lunes, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, presentaremos un primer documento de trabajo sobre las directrices para la formulación de una política ambiental nacional.»

«No cabe duda -continúa diciendo Daniel de Linos-, que plantear una política proteccionista en una sociedad acostumbrada a planteamientos desarrollistas, es difícil. Creo, sin embargo, que los nuevos equipos de la Administración comienzan a darse cuenta de que el crecimiento por el crecimiento, ya no es un proceso válido.»

«Nosotros no pensamos frenar el desarrollo, sino que éste sea equilibrado, que el ritmo de consumo vaya de acuerdo con el de recursos naturales disponibles. Somos conscientes de que la Dirección General del Medio Ambiente, hoy por hoy, tiene poca fuerza. Es posible que nos tachen de ser utópicos. Pero sin caer en posturas absurdas, pretendemos ir al máximo de nuestras posibilidades.»

A la pregunta de si está de acuerdo con el planteamiento de los ecologistas en que es posible una alternativa a este modelo de sociedad, Daniel de Linos afirma que «efectivamente, parece ser que estamos en un momento en el que el esquema social es contestado por gran parte de la sociedad. Creo que sería interesante analizar cuál es el modelo de sociedad que deseamos. Si nos decidimos por la sociedad de consumo actual, tendremos que aceptar necesariamente medidas como la instalación de centrales nucleares para el incremento de la producción de energía, las repoblaciones intensivas para producir pasta de papel, etcétera».

«Es posible, sin embargo, que una información profunda sobre las ventajas e inconvenientes de uno u otro modelo de sociedad, llevará al país a pronunciarse por un tipo de desarrollo no consumista. En ese caso, desaparecerían muchos de los problemas medioambientales que ahora plantea la necesidad de incrementar indefinidamente la producción.»

«Hay que empezar a analizar si medidas como las de implantar una ganadería intensiva, que necesita gran importación de piensos, a costa de la extensiva o de montes, menos productiva, pero menos costosa, y sobre todo más equilibrada, es rentable para lo que se podría llamar el modelo global de la sociedad. Es el mismo caso de las grandes concentraciones industriales. No cabe duda que a nivel de infraestructura, o en otros aspectos, son más rentables, pero sus repercusiones tienen unos costos sociales muy elevados.»

«Debemos exigir de la Administración -añade-, que en cada decisión se estudien todas las alternativas y que el país opine tras ser informado en profundidad. Solamente así la sociedad estará en condiciones de elegir libremente.»

«En cuanto al Día Mundial del Medio Ambiente que esta Dirección General promueve, es un intento de concienciación. Considero, sin embargo, que a este tema hay que dedicarle todos los días del año. Personalmente, no creo en los días, ni del medidambiente, ni del padre, ni de la madre, pero es preciso aprovechar todas las oportunidades para intentar estimular la conciencia proteccionista de los ciudadanos.»

Ante el Día Mundial del Medio Ambiente, la Asociación de Estudios y Protección de la Naturaleza (AEPDEN), han manifestado su postura. Recuerda la AEPDEN que la Conferencia Mundial del Medio Ambiente, cuya celebración se conmemora mañana, fue contestada por los sectores populares. La Conferencia, organizada por la ONU, fue un fracaso, porque la degradación global del medio ambiente ha proseguido. Algún político, como el español López Rodó, aprovechó para hacer demagogia y se paseó en bicicleta por Estocolmo.

Los ecologistas afirman que en España no existe una política oficial sobre medio ambiente y que hay una exagerada atomización y dispersión de las competencias entre una variada gama de ministerios y otras entidades oficiales, «que provoca, en todo caso, un panorama desolador, con graves ejemplos, como un proyecto de plan energético nacional realizado al dictado de las multinacionales».

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de junio de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50