Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China Popular firma su primer acuerdo comercial con la CEE

La firma histórica de un primer acuerdo comercial con China Popular, la preparación de la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, las relaciones con Japón y la continuación de las negociaciones de Grecia en el Mercado Común son los principales capítulos de las actividades ministeriales de la CEE, iniciadas ayer en Bruselas y que continúan hoy en Luxemburgo.En la capital belga, el ministro danés de Asuntos Exteriores, K. B. Andersen, actual presidente en funciones del Consejo de la CEE, estampó su firma en el primer acuerdo comercial entre la CEE y la República Popular de China. Por parte de Pekín firmó el ministro de Comercio Exterior, Li Kiang.

El contenido político del acuerdo CEE-China no escapa a ningún observador. Sobre todo, por las diferencias ideológicas entre ambas partes. Entre la supercapitalista Europa de los nueve y la China comunista de los sucesores de Mao tampoco escapa que el acuerdo con Pekín llega en un momento de parálisis de los contactos de la CEE y el Comecon (asociación de cooperación económica de los países del Este) y ante el doble juego de Moscú, que negocia con la CEE -como en el caso de la pesca-, pero sin llegar a reconocer «oficialmente» la «prolongación económica de la OTAN imperialista», como acostumbran a calificar en la URSS al Mercado Común.

MÁS INFORMACIÓN

Tarea común

«Los sistemas sociales son distintos entre nuestro país y los países miembros de la Europa occidental, pero estamos enfrentados a una misma tarea común, que es la de salvaguardar nuestra independencia y soberanía, dijo Li Kiang.

Por si quedaban dudas de la estrategia china ante su tesis de apoyar al Mercado Común, con contrapeso a Estados Unidos y, sobre todo, a la URSS, el representante de Pekín afirmó: «Sostenemos a la Europa occidental en su unión para reforzarse y en su lucha contra el hegemonismo. Deseamos una Europa unida y potente, como estamos seguros que los países europeos desean ver una China próspera y fuerte.»

Horas después de la firma del acuerdo China-CEE, los ministros de Asuntos Exteriores se reunieron en Luxemburgo para una sesión de dos jornadas. En la primera, para estudiar, conjuntamente con sus colegas de Economía y Finanzas, las orientaciones generales de los próximos presupuestos de la CEE.

Todas las delegaciones coincidieron en que la ampliación del Mercado Común, con la entrada de España, Grecia y Portugal, representará un esfuerzo financiero suplementario para los nueve.

La visita sorpresa el pasado domingo a París del canciller alemán, Schmidt, para entrevistarse con su colega Giscard d'Estaing, demuestra que estos dos grandes de la CEE quieren preparar a fondo el encuentro europeo al más alto nivel en la capital danesa. Millones de trabajadores europeos, primeras víctimas de la crisis económica, recordarán mañana a los políticos que es necesario vencer la crisis. Su acción se concretará en una primera huelga europea de la historia, que afectará el miércoles a los nueve países miembros del Mercado Común.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 1978

Más información

  • Se prepara la "cumbre" comunitaria de jefes de Estado y de Gobierno