Dimite Vasco Lourenço, jefe de la región militar de Lisboa

Agencias

El jefe de la región militar de Lisboa, general Vasco Lourenço, uno de los líderes históricos de los «capitanes de abril», puso ayer su cargo a disposición del presidente de la República y jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Ramalho Eanes. La razón de esta renuncia de Vasco de Lourenço estriba en sus diferencias con el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Rocha Vieira, quien precisamente ayer fue destituido del cargo por el presidente Eanes.La exoneración de Rocha Vieira transcendió ayer, aunque por el momento no hay ningún comunicado oficial, que se espera sea hecho público hoy tras la reunión del Consejo de la Revolución. Esta noticia se difundió pocas horas después de que el general Vasco Lourenço se entrevistase con Eanes y pusiese su cargo a disposición del presidente de la República.

Vasco Lourenço es uno de los líderes históricos del movimiento de las Fuerzas Armadas, que el 25 de abril de 1974 derrocó la dictadura salazarista en Portugal. Es el último de los «capitanes de abril» que ocupaba un alto cargo operacional, al estar al frente de la región militar de Lisboa, la de mayor potencia de Portugal. Cuenta con gran prestigio entre los oficiales subalternos, cada vez más preocupados por la vuelta al viejo estilo profesional y político en las Fuerzas Armadas.

En las últimas semanas se venía desarrollando una intensa campaña derechista contra Vasco Lourenço, así como contra el líder del sector democrático de las Fuerzas Armadas, mayor Melo Antunes.

El jefe del Estado Mayor del Ejército ahora exonerado, Rocha Vieira, ha estado sometido a fuertes presiones por parte de la derecha militar y se vio envuelto en las maniobras contra Vasco Lourenço. Fue el único miembro del Consejo de la Revolución que se opuso al ascenso de Vasco Lourenço. Las diferencias entre ambos han quedado zanjadas con la dimisión del segundo y la destitución del primero. Sin embargo, la crisis militar portuguesa no queda cerrada.

El sucesor de Rocha Vieira podría ser el general Altino de Magalhaes, considerado como conservador ligado a la jerarquía tradicional del ejército portugués, y que goza de la confianza de la OTAN y de los medios militares norteamericanos. Para compensar esta baza de la derecha militar, el presidente Eanes podría nombrar al frente de la región militar de Lisboa, sucediendo a Vasco Lourenço, al brigadier Franco Charais, otro «capitán de abril» y miembro del Consejo de la Revolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de marzo de 1978.

Lo más visto en...

Top 50