Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expulsado el embajador alemán en Etiopía por una ayuda económica de Bonn a Somalia

La ayuda somalí a los GSG-9 que intervinieron en Mogadiscio -primera intervención de unidades armadas alemanas en el exterior tras la segunda guerra mundial- empieza a reportar a la República Federal de Alemania (RFA) los primeros contra tiempos: el Gobierno de Etiopía ha expulsado al embajador de Bonn en Addis Abeba.No se trata de una ruptura de relaciones entre los dos países, por el momento, según comentó a EL PAÍS el agregado de prensa de este país africano. Etiopía ha justificado su actitud diciendo que la RFA apoya a Somalia en la lucha por la provincia de Ogaden, lucha que la opinión internacional atribuye a una iniciativa de los somalíes, convencidos de la importancia estratégica de su país, verdadera esclusa en el extremo sur del golfo de Suez.

Tras la concesión por el Gobierno federal alemán a Somalia de veinticinco millones de marcos, sin carácter vinculante en cuanto al destino de esta cantidad, se ha aireado que la «gratitud» de Bonn respecto de Somalia iba más allá de una ayuda al desarrollo. A cambio de la permisividad de Mogadiscio en ocasión de la operación del comando antiterrorista GSG-9, el canciller Schmidt otorgó poco después a su «buen amigo y samaritano» el presidente Barre una ayuda económica que desde un principio le vio Como un respaldo a la lucha armada de Somalia contra Etiopía.

El domingo pasado el diario ultraconservador Welt tituló la noticia sobre esta última ayuda de Bonn a Mogadiscio con las siguientes palabras: «Con este dinero, Somalia podrá comprar armas». Un día después trascendió la expulsión del embajador alemán en Etiopía.

Esta nueva tensión entre alemanes y africanos ha provocado no poca confusión en muchos alemanes que creían correcta la ayuda de su Gobierno al Tercer Mundo. Etiopía, que recibió hace meses una ayuda alemana para crear una policía efectiva, se vuelve ahora contra el apoyo de Bonn y prefiere la asistencia soviética. Un diario independiente alemán -el Frankfurter Rundschau-considera, a propósito de la expulsión del embajador de Bonn de Addis Abeba, que las circunstancias que la provocaron pueden ir enlazadas con un «pecado alemán federal». «Cuando un país -Somalia- recibe un crédito por valor de más de veinticinco millones de marcos, que entre otras particularidades le permitirá la compra de armamento, nadie -señala- puede sorprenderse de que esto desate reacciones encontradas en la otra parte, Etiopía. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de enero de 1978