La Democracia Cristiana chilena niega todo valor al plebiscito

Las únicas novedades que se han producido en las últimas horas en tomo a la consulta son el anuncio hecho por el Gobierno de que Chile consideraba interrumpidas todas las relaciones con el Comité Allana, de las Naciones Unidas, creado para investigar violaciones de los derechos humanos

Más información

En la oposición, la Democracia Cristiana emitió el jueves un comunicado, que hasta ahora no ha recogido ningún medio informativo chileno, salvo una emisora de radio ligada a dicho grupo político. En él, la DC niega todo valor a la consulta, realizada «con todas las condiciones favorables para un fraude, y señala que no puede tener validez, porque ha sido realizada en un país en estado de sitio, sin ningún tipo de control.Al menos de puerta para afuera, la unidad de la Junta Militar chilena parece haberse salvado por el momento, después de las declaraciones formuladas ayer por el general Gustavo Leigh, comandante en jefe de la Fuerza Aérea, y otros miembros de la Junta que gobierna Chile. Las cartas dirigidas por Leigh al presidente Pinochet, en las que mostraba la oposición de la Fuerza Aérea a, la consulta convocada por el presidente, la admisión de la existencia de divergencias en la cúspide del poder chileno y su ausencia, junto en los actos populares en apoyo del Gobierno que se realizaron después de conocerse los resultados favorables de la consulta, dieron lugar a toda clase de rumores y conjeturas.

El general Leigh reunió a los periodistas chilenos que habitualmente cubren la información del edificio Diego Portales, sede del Gobierno, y se sometió a sus preguntas. Los periodistas extranjeros no fueron autorizados a estar presentes en dicha rueda de prensa.

Leigh volvió a reconocer la existencia de la correspondencia cruzada con el presidente Pinochet sobre la inoportunidad de la convocatoria electoral y admitió también una vez más la existencia de discrepancias en el seno de la Junta. «Existen, pero las podemos discutir», indicó. Admitió la posibilidad, incluso, de que la Junta pudiese recurrir a un árbitro cuando se planteen temas de índole institucional en los que haya disparidad de opiniones.

Con respecto a su ausencia de los actos en homenaje al Gobierno, en los que estuvieron presentes sus restantes compañeros de Junta y todo el Gobierno, el general Leigh señaló que se había tratado de un malentendido. Explicó que, después de almorzar con el resto de la Junta, se fue a su casa, pues habían acordado retirarse a descansar temprano. Se dijo que no iba a haber ninguna manifestación, pues estaban prohibidas por el Gobierno. «Como no me encontraba bien me metí en la cama. Me llamaron urgentemente por teléfono, avisándome del acto de Diego Portales, pero como ya llegaba tarde y no tenía ni siquiera la escolta, opté por presentarle mis excusas al presidente de la República: Comprendo -añadió- que mi ausencia haya dado lugar a malas interpretaciones. »

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

«Desgaste natural del Gobierno»

En otro momento de su intervención ante los periodistas, el comandante de la Fuerza Aérea consideró el resultado de la consulta como «excelente para el Gobierno», sobre todo, «si se tiene en cuenta el desgaste natural del Gobierno, después de cuatro años en el poder».

El general Leigh manifestó que su postura no había variado y que la Fuerza Aérea seguía siendo leal al presidente de la República «sobre bases objetivas», aunque reconoció el derecho de la institución que dirigía a expresar soberanamente sus opiniones.

El militar chileno, que ha sido la figura más controvertida de la Junta Militar en las últimas semanas, se mostró partidario de que el Gobierno correspondiera al respaldo obtenido en la consulta del martes con «medidas sociales y económicas». Expresó también que podría ser buena idea el proponer el levantamiento del estado de sitio vigente en el país.

Después de insistir nuevamente en que el hecho de que existan divergencias en el seno de la Junta no significa que «ésta se quiebre», Leigh descartó cualquier posibilidad de manejo político de la Fuerza Aérea. «No tenemos contacto con ningún grupo ni institución», dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de enero de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50