Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil sevillanos, en el entierro de Rodríguez Ledesma

Alrededor de mil trabajadores asistieron ayer en el cementerio de San Fernando al entierro del obrero de la construcción Francisco Rodríguez Ledesma, miembro de CCOO, que falleció el miércoles en la Residencia Sanitaria García Morato, donde se encontraba internado desde que el 8 de julio de 1977 resultó gravemente herido por disparos de la policía.El 8 de julio, Francisco Rodríguez, de 56 años, se dirigía a su domicilio, en la calle Comandante Castejón, mientras era violentamente disuelta por las fuerzas antidisturbios una concentración pacífica de trabajadores y vecinos de El Cerro del Aguila, que protestaban por el expediente de regulación de empleo presentado por la empresa textil Hytasa.

Según testigos presenciales, el señor Rodríguez resultó herido por uno de los cinco disparos efectuados por un individuo de unos 45 años, con gafas, que bajó de un coche de la policía. El disparo le penetró por la espalda y le provocó estallido del bazo y perforación del colon, de pronóstico gravísimo. Desde entonces ha sido sometido a seis intervenciones quirúrgicas, pero el día 30 sufrió un agravamiento considerable, con infección abdominal y fracaso renal agudo. A las nueve de la noche del pasado miércoles dejó de existir.

La nota oficial del Gobierno Civil -a cuyo frente se encontraba entonces José Ruiz de Gordoa, gobernador de Navarra durante los sucesos de Montejurra- señalaba que la policía había tenido que efectuar «disparos al aire» para repeler la agresión de que era objeto por un grupo de manifestantes. La publicación de esta nota provocó una auténtica indignación popular y durante los días siguientes, asambleas obreras, centrales sindicales y partidos políticos pidieron la destitución del gobernador y el esclarecimiento de los hechos.

Finalmente, el señor Ruiz de Gordoa prometió abrir una investigación y castigar a los culpables, Hasta el momento presente -el propio gobernador civil fue cesado semanas después- no se han hecho públicos los eventuales resaltados de esta investigación, aunque EL PAÍS ha podido saber que en, agosto se realizó una reconstrucción de los hechos en la que varios testigos reconocieron a un, determinado funcionario policial como autor de los disparos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de enero de 1978

Más información

  • Albañil muerto a tiros en una manifestación