Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se prepara una edición del polifonista Juan Navarro

Entrevista con el musicólogo Samuel Rubio

Una vez más, el padre Samuel Rubio está a punto de ofrecemos una aportación fundamental para el estudio e interpretación de la antigua polifonía española. El eminente musicólogo está ultimando una edición del compositor renacentista Juan Navarro, autor un tanto olvidado, pero esencial en el rico panorama hispano del siglo XVI, hasta el punto de ser propuesto como modelo por los más grandes teóricos de su época y épocas posteriores. El padre Rubio nos ha ampliado información sobre su trabajo.

-¿En qué va a consistir esta edición de Juan Navarro?En poner al día las obras de un polifonista que fue maestro de Tomás Luis de Victoria cuando éste era niño, en la catedral de Avila. De ahí la importancia que tiene el sacar estas obras a la luz, para saber si, efectivamente, la obra de Navarro influyó en la de Victoria, o más sencillo, si hay reminiscencias de la técnica de Navarro en la obra de Victoria.

- En este aspecto, ¿ha hecho algún estudio comparativo entre la obra del maestro y la de su discípulo?

- En el prólogo a la edición irá un estudio comparativo.

- ¿Es abundante la producción polifónica de Juan Navarro?

- Es muy abundante, aunque hay que hacer una salvedad. De Navarro no nos queda Misa alguna, y muy pocos motetes. Sin embargo, parece sintió predilección por los himnos y los magnificat. Principalmente himnos, en cuyo género nos ha dejado una enorme producción, como comprobamos en los archivos de las catedrales de Avila, Toledo, en el Monasterio de Guadalupe y en algún sitio más. Himnos que, además, no son los que se publicaron en 1590 en Roma.

- Las fuentes de Navarro, ¿son de publicaciones de su época o son manuscritas en su mayoría?

- Una está publicada en su época. Él murió en 1580 y, por lo visto, tenía preparada esta edición. Un sobrino suyo, diez años después de su muerte, logró que la publicaran en Roma bajo la dirección de otro músico español, Francisco Soto de Langa.

- La obra de Navarro, ¿es exclusivamente religiosa, o se conservan de él piezas profanas?

- No. De Navarro hay piezas profanas. Concretamente, en el Cancionero de la colombina hay siete u ocho piezas de él, en el estilo de las villanescas, muy bonitas por cierto.

- ¿Tiene alguna relación su estilo con el de Morales o el de algún otro polifonista español de la época?

- Es un poco posterior a Morales y su estilo es, por consiguiente, un poco más moderno, más actualizado. Con el único que se puede comparar es con Guerrero. Además, se da la coincidencia de que los dos publicaron sendas obras casi con el mismo contenido. Guerrero publicó también un Liber vesperarum en el cual hay salmos, como en el de Navarro, himnos, como en el de Navarro; magnificat, también como en Navarro, y las cuatro antífonas marianas, como, igualmente, hizo Navarro.

- ¿Qué se sabe de la vida de Juan Navarro?

- Era andaluz. Se conocen muchos datos de su vida, aunque, como suele ocurrir con nuestros polifonistas, se ignoran los datos de su niñez. Se supone, o se dice con cierto fundamento, que nació en Marchena, y probablemente fue discípulo de Juan Bermudo. Después, sabemos que fue maestro de capilla de la catedral de Avila, más tarde, de la de Salamanca, posteriormente, de, la de Ciudad Rodrigo y, al fin, de la de Palencia, ciudad donde murió.

- ¿Quiere esto decir que no es cierta la afirmación de que Tomás Luis de Victoria se trasladaba en su infancia y adolescencia desde Avila a Segovia para estudiar con Escobedo?

- En primer lugar, no es verdad que Victoria estudiara con Escobedo, pues cuando Victoria estaba en Avila, Escobedo estaba en Roma. Además, hoy tenernos datos para saber con certeza que los maestros de Victoria fueron, en Avila, Juan Navarro y, antes que él, Bernardino de la Rivera, el maestro de capilla que precedió a Navarro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de diciembre de 1977