Estados Unidos se equivocó con Arabia Saudita en 1973

Los servicios de espionaje norteamericano fallaron al prever la postura que adoptaría Arabia Saudita respecto al embargo petrolífero de 1973, mientras que diversos periódicos y revistas acertaron con su pronóstico, reveló ayer un informe del Subcomité de Espionaje del Senado.Dicho comité accedió a hacer pública una versión abreviada y censurada del informe, una vez que comprobó que el documento había sido obtenido por el diario The New York Times. En el informe se afirma que tanto la CIA como otras agencias de espionaje estadounidenses pensaban que Arabia Saudita -el principal suministrador de crudos a Norteamérica- no se sumaría al embargo petrolífero provocado por la guerra en Oriente Próximo, en 1973. Sin embargo, los sauditas se unieron a los demás países de la OPEP y aumentaron en un 400 % el precio de los crudos, los que provocó una crisis económica en Occidente que aún está lejos de ser superada. Después, las agencias de espionaje opinaban que se produciría una baja en los mismos, tras la finalización del conflicto.

Según el Times, la CIA y el Consejo Nacional de Seguridad sabían en agosto de 1973 que el rey Faisal, de Arabia Saudita (posteriormente asesinado),y el presidente egipcio, Anuar el Sadat, se habían puesto de acuerdo para hacer la guerra a Israel y para utilizar el petróleo como arma política, en relación con el conflicto. El diario añade que en el informe original -no censurado- del subcomité se dice que la CIA tiene agentes dentro del Gobierno saudita.

Aunque en algunos informes se apuntaba la posibilidad de que Arabia Saudita se sumara al embargo, los analistas norteamericanos rechazaron tales interpretaciones y aseguraron que el Gobierno de Riad se mantendría constante en su política hacia Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de diciembre de 1977.

Lo más visto en...

Top 50