Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Babcock Wilcox paralizan la factoría

Con un paro total y el bloqueo de salida de materiales de la fábrica contestaron ayer los trabajadores de Babcock Wilcox al plan de reestructuración y «puesta a flote» propuesto por el Ministerio de Industria y que afecta a más de 3.400 de los 5.000 operarios de la plantilla total de la empresa.

A última hora del martes se reunieron en Madrid cinco representantes de los trabajadores con el ministro de Industria y otros altos cargos de su Ministerio, El señor Oliart entregó a la comisión un informe de dos folios con un plan de saneamiento de la empresa Babcock, que en la actualidad tienen calculado un endeudamiento vencido de 9.000 millones de pesetas.Entre las medidas previstas por el Ministerio destacan la venta inmediata del sector de la fábrica de productos siderúrgicos -para el que parece que existe ya un posible comprador vizcaíno-, puesta en pie de nuevo de la acción concertada que tenía Babcock Wilcox con el Gobierno, la financiación de la operación de compra de la sección de productos tubulares por un grupo de bancos, préstamo de mil millones de un grupo, bancario y la aportación de otro grupo bancario que correría con los riesgos bancarios. Quizá - el punto más conflictivo de la propuesta del Ministerio de Industria es el referido al tema de la plantilla. El plan del Ministerio prevé el despido durante el año 1978 de novecientos trabajadores y la regulación de empleo, con reducción de jornada, de 2.500 trabajadores más. Al tener conocimiento del plan de reestructuración propuesto por el Gobierno, la asamblea de trabajadores, reunida ayer a las 11.30 de la mañana, decidió el paro total y el bloqueo de salida de materiales de la empresa, en tanto el consejo de administración de la empresa no defina su postura con respecto al plan del Ministerio de Industria.

Los trabajadores -que se reunirán hoy en asamblea para decidir nuevas medidas- enviaron ayer mismo un telegrama al Consejo de Ministros, en el que se solicita un pronunciamiento del Gobierno en torno al plan del señor Oliart y a la situación de Babcock. En el texto se recuerda al Gabinete el peligro de la pérdida irreversible de casi mil puestos de trabajo, «medida -señalan- peligrosa en el terreno político y social en la actualidad».

Por otra parte, los trabajadores hicieron un llamamiento a la huelga general del día 2 que propicia la Coordinadora de Empresas en Crisis y la mayoría de las centrales sindicales con la excepción de CCOO de Euskadi, que después de firmar una convocatoria original, ahora ha echado marcha atrás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1977

Más información

  • En respuesta al plan de reestructuración