Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escasos resultados de la visita del presidente somalí a la URSS

El presidente de Somalia, Siad Barre, regresó ayer a Mogadiscio tras mantener conversaciones con el presidente egipcio Anuar el Sadat, con quien se entrevistó una vez finalizada su visita de dos días a la Unión Soviética, que no parece haber producido mejoras en las relaciones entre soviéticos y somalíes.

Siad Barre se entrevistó con Sadat inmediatamente después de su llegada a la capital egipcia en la noche de ayer.El presidente somalí iba a haber visitado El Cairo, camino de la capital soviética, pero por motivos que se desconocen, la escala fue aplazada. Ahora, los observadores occidentales ponen de relieve que tras su estancia en Moscú, el presidente somalí se ha desplazado a Egipto, país que expulsó a los asesores soviéticos y denunció un tratado de amistad y cooperación, similar al que los somalíes mantienen actualmente con Moscú.

La estancia de Siad Barre en la capital soviética ha estado rodeada del más absoluto silencio. Sólo fue anunciada una vez que el presidente somalí abandonó la capital soviética. Según algunas fuentes occidentales, esta reserva fue acordada de mutuo acuerdo entre las dos partes.

Al parecer las conversaciones soviético-somalíes han estado centradas en torno al tratado de amistad y cooperación mutua que mantienen ambos países. En círculos occidentales se especula que el presidente somalí habría planteado a sus interlocutores soviéticos la continuación de la alianza mutua a cambio de la renuncia soviética a apoyar a Etiopía en el conflicto de Ogade, o al menos, de la neutralidad, de Moscú en el problema.

Las diferencias no parecen haberse solventado con las conversaciones de Siad Barre en Moscú. Resulta significativo que los interlocutores del presidente somalí hayan sido el presidente del Consejo de Ministros, Alexei Kosiguin, el ministro de Asuntos Exteriores, Andrei Gromiko, y el miembro del Buró Político, Mijail Suslov, pero no se haya entrevistado con Leonidas Brejnev, presidente del Soviet Supremo, que oficialmente se encuentra de vacaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de septiembre de 1977

Más información

  • El arbitraje moscovita del conflicto etíope-somalí