Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV pretende atraer a UCD hacia sus posiciones autonómicas

El proyecto del régimen transitorio para el País Vasco elaborado por el PNV ha tenido una acogida menos favorable que el del PSOE, pero por contradictorio que parezca tiene más posibilidades de salir adelante. La razón es bien sencilla: el borrador de los nacionalistas está mejor visto por la UCD, de quien depende en gran medida que Navarra no quede al margen de la negociación autonómica.El PNV prefiere, por otra parte, conseguir el apoyo de la UCD aunque sea a costa de sacrificar a los socialistas, porque con vistas a la futura discusión parlamentaria de la autonomía puede conseguir la mayoría del Congreso con el único apoyo de la UCD, mientras que aliarse con el PSOE necesitaría contar con el voto de todos los grupos parlamentarios, incluida Alianza Popular.

Aunque la UCD ha rehusado por el momento pronunciarse oficialmente sobre el proyecto de los nacionalistas, el diputado vizcaíno Ricardo Echanove manifiesta a título personal que «la fórmula de asamblea confederal puede ser más aceptable para UCD de Navarra que la de la diputación general, propuesta por el PSOE».

El diputado socialista José María Benegas señala por su parte que la principal diferencia entre los dos proyectos radica en que el PNV ha preferido apoyarse en las juntas generales y en el establecimiento de los conciertos económicos. «Nosotros creemos -añade- que la fórmula debe ser más democrática.» Apunta también que el borrador de los nacionalistas incurre en múltiples contradicciones, ya que no está claro si podrá entrar en juego antes de las elecciones municipales ni establece con claridad las competencias de los distintos organismos, principalmente en lo que se refiere al ejecutivo.

Pese a la distancia que separa a ambos proyectos, PNV y PSOE van a intentar hoy, en una nueva reunión, llegar a un acuerdo para defender un texto preautonómico común ante el Gobierno. Parece posible que los nacionalistas consigan imponer su esquema confederal, por aquello de que es más aceptable para los navarros, pero no es probable que los socialistas acepten el sistema de representación municipal que quieren los nacionalistas, a no ser que se apliquen criterios correctores de proporcionalidad.

El presidente del Partido Socialista de Euskadi (PSOE), Ramón Rubial, considera sin embargo que el acuerdo con el PNV es fácil y se producirá en breve, por la importancia que tiene para el País Vasco. El senador socialista opina que una fórmula federativa -este es el camino que sigue el PNV- puede ser aceptada porque asegura el respeto a las peculiaridades de cada región histórica vasca. Si no se llega a ningún acuerdo con los navarros, cree que cabría el plebiscito directo al pueblo navarro, como ya se hizo en la República.

El diputado de Euskadi Eskerra, Francisco Letamendía, presenta varias objeciones al borrador de los nacionalistas: que el mecanismo de representación discrimina las zonas obreras, que no se determina cómo se controlará el orden público y que queda confusa la actuación de la asamblea confederal. Cree también que el mecanismo de acuerdo por unanimidad supone una excesiva concesión a Navarra, ya que dejará cualquier cuestión en manos de los centristas navarros que pese a su demostrada voluntad anti autonómica pueden invalidar cualquier actuación con su voto en contra.

Lo que ningún partido ha señalado es que el régimen administrativo especial que se comenzó a discutir bajo el mandato de Fraga y que el pasado mes de marzo fue rechazado unánimemente por la oposición democrática, ha sido resucitado por el PNV para constituir la base de su esquema confederal. Y no está de más señalar que la elección de las juntas generales contempladas en dicho régimen especial otorga una representatividad mucho mayor a las zonas rurales que la que les correspondería por su población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de septiembre de 1977

Más información

  • Aunque no se descarta un acuerdo con el PSOE