Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una inflación de costes artificial

Acabo de leer en esta sección de su diario (28 de julio) la carta de don Fernando Cano, en la que desglosa por partidas el actual precio de la gasolina, denunciando el nuevo sobreimpuesto de 3,24 pesetas/Iitro (N.O. 96).Yo encontraría razonable una subida de 2,31 pesetas/litro, citada por el señor Cano, y originada, como todos sabemos, por el nuevo cambio realista de la peseta. Lo que ya no encuentro razonable, sino inadmisible, es la sobrecarga de las 3,24 pesetas/litro, medida que, pienso, nos va a llevar a una inflación de costes totalmente artificial y, lo que es peor, originada por un Gobierno que, en su declaración programática, hablaba de luchar contra la inflación.

La repercusión de esta medida, que a mi juicio es poco correcta, va a repercutir en todo el mercado interior.

Por otra parte, creo que el equipo económico del actual Gabinete pecaría de ingenuidad si pensara que esta subida suplementaria en los precios de la energía fuera a retraer el consumo, conociendo la alta rigidez de la demanda de productos energéticos

Si Hacienda quiere aumentar sus ingresos (al margen de la reestructuración del sistema fiscal), que lo haga gravando fuertemente ciertos productos suntuarios importados, o, al menos, si lo hace sobre otros que sean básicos (la energía creo que lo es), que lo haga sobre aquellos que tengan sustitutivos en la industria nacional. Porque, ¿qué repercusión podría tener sobre el transporte un incremento por impuestos en el tabaco americano de un 100%?, lo mismo ocurre con el güisquí y con otras doscientas cosas, que, por otra parte, al ser superfluas, serían consumidas por las élites adineradas, pero sin ninguna influencia sobre las clases bajas que tomamos todos los días el autobús.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de agosto de 1977