Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Constitución interina de las dos Cámaras de las Cortes

Dificultades para el pacto del PSOE con las minorías

Congreso y Senado han quedado ya constituidos con carácter interino hasta que el próximo día 22 tenga lugar la solemne sesión inaugural de las Cortes. Fernando Alvarez de Miranda y Antonio Fontán dos hombres de la Unión de Centro Démocratico presiden por elección el Congreso y el Senado, respectivamente. La sesión de ayer, auténticamente histórica, llevó hasta el viejo palacio de la carrera de San Jerónimo a los primeros representantes del pueblo español elegidos democráticamente desde hace cuarenta y un años. Todo transcurrió con notable naturalidad, en medio de un clima de distensión salpicado de saludos, abrazos y felicitaciones. La elección de los componentes de las mesas marcó ya las primeras posiciones y las primeras -relativas- sorpresas: el PSOE no tuvo el apoyo para sus candidatos ni del PCE ni del PSP. Los diputados de Alianza Popular votaron en blanco.

La polarización de las fuerzas políticas presentes en el Congreso de Diputados en dos grandes bloques -UCD y PSOE-, así como la unión coyuntural de varios bloques minoritarios -PCE., Alianza Popular y PSP-, fue el panorama que quedó dibujado ayer en las Cortes, como consecuencia del proceso seguido para la elección, del presidente de la Cámara Baja.

Tras no obtener en la primera vuelta los 175 votos necesarios -mayoría absoluta de los 349 votos emitidos-, Fernando Alvarez de Miranda, de UCD, obtuvo la presidencia, en la segunda, por mayoría simple, con 169 votos, contra 139 de su principal oponente, Luis Górnez Llorente, del PSOE. Se eligieron también dos vicepresidentes y cuatro secretarios.La exigencia de la mayoría absolutapara acceder a la presidencia interina del Congreso de Diputados permitió observarlas dificultades de pacto parlamentario entre cada una de las dos grandes fuerzas en presencia con algunas de sus minorías «satélites».

En la primera votación, el carididato del Centro -aunque formalmente no hubo candidatos- logró 169 votos, insuficientes para darle la victoria, mientras que Luis Gómez Llorente, el hombre del PSOE que por la tarde conseguiría una vicepresidencia, alcanzó 137. Ignacio Gallego, del PCE, consiguió 26. Hubo 17 votos en blanco. Es decir, se produjo un recuento de las propias huestes. UCD tiene'en el Congreso de Diputados alrededor de 170 votos (resultado de unir los 165 suyos, más algunos independientes). El PSOE cuenta con 137, uniendo los 118 diputados más los correspondientes al Partido Nacionalista Vasco y al Pacte Democratic per Catalunya. El PC cuenta con 20 a los que parece que se unieron ayer los seis del Partido Socialista Popular. Por último, Alianza Popular votó enteramente en blanco, según anunció en los pasillos Laureano López Rodó, quien se mostró muy dolido por la falta de atención de UCD a la oferta de sus votos a cambio de una secretaría.

La prueba para verificar estas posiciones se produjo en la segunda vuelta, en que bastaba mayoría simple, y sólo había que votar a los diputados que ffiás votos habían obtenido. Fernando Alvarez de Miranda repitió: 169 votos, mientras que Luis Gómez Llorente arrancó dos más que en la primera vuelta y consiguió, por tanto, 139.

¿Qué ocurrió con los restantes votos? Que el PC, Alianza Popular, y el PSP coincidieron, al parecer, en el voto en blanco. Hubo 41 votos en blanco, la suma de 20 diputados del PCE, 16 de AP y 5 de los 6 del PSP. La conjunción de estas tres fuerzas en favor del candidato del PSOE habría dado a Luis Gómez Llorente la presidencia del Congreso.

Desde el comienzo de la junta preparatoria, aun cuando en esta primera sesión había libertad para la ubicación de los diputados, la geografía política del hemiciclo quedó configurada así: detrás del banco azul se agrupaban, a la izquierda, el PSOE, y en el centro y la derecha,gran parte de la UCD. En los escaños detrás de los ocupados por ésta, alineados en una sola fila, figuraban los dieciséis diputados de Alianza Popular, mien tras que inmediatamente detrás del bloque del PSOE, PNV y PDC, se encontraban la mayoría de los diputados comunistas y los del PSP.

La junta preparatoria con la que se iniciaron las actividades del Congreso de Diputados se inició a las diez y dos minutos de la mañana, y duró sólo cinco. Modesto Fraile, el primero de los diputados en entregar su credencial en la secretaría de las Cortes, fue llamado por el letrado Francisco Rubio para ocupar la presidencia provisional. El señor Fraile llamó seguidamente a los diputados de mayor edad, Dolores Ibárruri y Rafael Alberti, para que ocuparan las vicepresidencias de edad, así como a los diputados más jóvenes, Andrés Eguibar y Josep Pau, para que ocuparan los puestos de secretarios.

Al colocarse en sus sillones, no hubo aplausos ni otras exteriorizaciones. El señor Fraile consultó seguidamente al hemiciclo si los diputados estaban conformes en celebrar a las once y media de la mañana la sesión de constitución interina del Congreso. Hubo conformidad y se levantó la sesión.

Previamente a la junta preparatoria, Dolores Ibárruri acaparó gran parte de la atención general cuando llegó en compañía de otras dos diputadas PC, y se dirigió a saludar al presidente de las Cortes. En el despacho del señor Hernández Gil quien dijo después haberla encontrado con gran vitalidad, Dolores Ibárruri tuvo ocasión de conocer al presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, a quien le expresó este deseo: «Que todo le salga bien» «Falta hará», contestó el señor Suárez.

El resto de los nuevos diputados ofrecía un aspecto que se diferenciaba exteriormente de los antiguos procuradores. Había algún paritaló vaquero, camisa roja, y faltaban una decena de corbatas. El banco zul aparecía vacío y Adolfo Suárez y los demás ministros que son diputados se sentaban en diferentes escaños del hemiciclo.

La votación

A la hora anunciada, se inició la sesión de constitución interina del Congreso, con la lectura, por parte de los secretarios, del real decreto de convocatoria de las Cortes, cuya fecha de a ertura, 22 de julio, así como la alusión novedosa a las la Cortes «de la Monarquía española» no fueron objeto de ningún tipo de observación.

Inmediatamente después se inició la votación para elegir presidente interino del Congreso. Realizado el escrutinio, con el resultado antes escrito, se procedio a la nueva votación y, antes de que concluyera, Fernando Alvarez de Miranda comenzó a ser felicitado en su escaño. Una vez proclamado presidente electo del Congreso de Diputados, entre los aplausos generales -muy escasos en la zona de los diputados de Alianza Poplar-, abrazó a su compañero del Partido Democratacristiano y actual ministro de Educación y Ciencia, Iñigo Cavero, y se desplazó hacia la parte baja del hemiciclo. En el camino abrazó a Suárez, entre otros diputados, y seguidamente se dirigió a abrazar también a su oponente, Luis Gómez Llorente, y a numerosos diputados del PSOE. Felipe González le estrechó la mano y le felicitó.

Fueron ¡os únicos instantes de cierta vibración de la sesión matinal que, por lo demás, y aparte del instante histórico que significaba, resultó aburrida.

Vicepresidentes y secretarios

Por la tarde, a propuesta de algunos diputados, el presidente provisional, señor Fraile, sugirió que se eligieran simultáneamente los dos vicepresidentes y los cuatro secretarios para ahorrar tiempo. A tal efecto, se habían preparado dos urnas.

En nombre de UCD, José Pedro Pérez Llorca planteó, como cuestión de orden, que para evitar errores se celebraran las votaciones sucesivamente, según establece la disposición de la Presidencia de las Cortes. Para vicepresidente, en la papeleta de voto había que votar un nombre, y para secretario, dos.

Así se hizo y el resultado de la primera votación fue que se eligió vicepresidentes primero y segundo del Congreso a Jesús Esperabé de Arteaga, de UCD, con 165 votos, y a Luis Gómez Llorente, del PSOE, con 139. En blanco. se produjeron 23 votos y 21 fueron para Ignacio Gallego, del PCE.

En la siguiente votación para secretarios, resultaron elegidos JoséLuis Ruiz Navarro y Francisco Solé -ambos de UCD-, con 166 y 165 votos, y Pablo Castellano y Rafael Escuredo, ambos del PSOE, con 138 y 137 votos, respectivamente.

Pilar Brabo, del PCE, obtuvo veintiún votos, y Josep María Riera, del PSUC, veinte. En blanco hubo veintidós votos.

Entre aplausos, la mesa interna electa sustituyó en la presidencia al presidente provisional y a la mesa de edad. Seguidamente, Fernando Alvarez de Miranda agradeció la elección y anunció que hoy se discutirá sobre el número mínimo y otros requisitos de los grupos parlamentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 1977

Más información

  • Fernando Alvarez de Miranda, presidente de la mesa interina del Congreso