Normalidad en Barcelona

Por una «inmensa mayoría de votos» la asamblea de trabajadores del ramo de la hostelería de Barcelona y provincia acordó ayer poner fin de inmediato a la huelga iniciada el pasado miércoles. Asistían a la reunión un millar de trabajadores. El conflicto había entrado en una vía muerta al no ser posible que tomaran parte en el mismo los 35.000 trabajadores que componen el sector.Previamente a la asamblea, el comité de huelga había mantenido conversaciones con la patronal, la cual ofreció un aumento del 20% al que cabría añadir otras mil pesetas lineales. La patronal también manifestó que en principio creía estar obligada moralmente a pagar los atrasos correspondientes a dichos aumentos desde el mes de noviembre, fecha en que se tenía que haber procedido a una revisión salarial.

Más información
Paro de 60.000 trabajadores de la hostelería de Baleares

La decisión de convertir en efectiva y real esta concesión moral, deberá ser adoptada el próximo lunes. La patronal también acordó conceder el derecho de reunirse a los trabajadores, en asambleas fuera de las horas de trabajo, y la existencia de delegados de empresa, mientras negaba la posibilidad de crear comités obreros de empresa.

Los trabajadores solicitaban inicialmente un aumento lineal de 9.000 pesetas, lo cual fue considerado como «poco realista» incluso por algunos sectores de los trabajadores. La huelga revistió caracteres de «legal», y fue apoyada por Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores y los sindicatos unitarios que impulsa la Organización Revolucionaria de Trabajadores, mientras que la Confederación Nacional del Trabajo prefería mantenerse al margen del conflicto, debido precisamente a ser legal, si bien acordó formar parte de los piquetes de extensión del conflicto y participar en el mismo a nivel individual.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS