Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

La insolidaridad con el Pais Vasco

Asombra hasta el escándalo la increíble desatención de la opinión pública, de los medios de comunicación y de todas las instituciones sociales sobre la cuestión vasca. Durante una década, y en particular en el último lustro, el País Vasco es teatro incesante de terrorismo, movilizaciones de masas, caos laboral, vejaciones, asesinatos, inseguridad y temor como clima habitual. Dos millones de españoles padecen violencia, violencia brutal, como condición permanente de vida, rodeados del desinterés, indiferencia y desinformación general de los restantes 34 millones de españoles. En una de las regiones más industriosas y progresivas, un compacto de vanguardia económica y tecnológica, justificadamente nuestro orgullo no se puede vivir, literalmente. Y a los demás no parece afectarnos, absortos en problemas de acusáda importancia, pero que no tienen la entidad de la tragedia vasca, en donde se evidencia desalentadoramente cada jornada, sin esperanza y sin fin, el más aterrador de los defectos nacionales: la insolidaridad.Existen problemas morales con carácter previo a los constitucionales y que para su solución precisan de una extensa conciencia política compartida, informada y preocupada por todo el pueblo español.Por ello, a los poderes públicos, a los líderes vascos, a las instituciones sociales, a los partidos políticos, a quien corresponda, formulamos el ruego, en instancia de angustia, de que se informe sin pasión a la opinión pública sobre qué está pasando a nuestro país en el pueblo vasco de nuestro país.

, 14 mayo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1977