Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jornada pro amnistía en el País Vasco

Un muerto y siete heridos de bala, en la jornada vascas pro amnistía

Un muerto, siete heridos -uno de ellos gravisimo- y numerosos contusionados es el balance de los violentos enfrentamientos registrados ayer en la localidad guipuzcoana de Rentería entre manifestantes y la Guardia Civil con motivo de la jornada de lucha en favor de la amnistía convocada por quince organizaciones políticas y sindicales del País Vasco. Sobre las ocho y media de la tarde ingresó cadáver, en la residencia sanitana Nuestra Señora de Aránzazu, Rafael Gómez Jauregui, de sesenta años, y casi al mismo tiempo ingresaba una persona en gravísimo estado.

MÁS INFORMACIÓN

La convocatoria para la jornada de lucha se tradujo en una huelga general en Guipúzcoa, mientras tuvo escaso éxito en Vizcaya. En Vitoria sólo se produjeron manifestaciones estudiantiles y en Pamplona la mayoría de las empresas del cinturón industrial efectuaron un paro simbólico de cinco a quince minutos en solicitud de amnistía total.En Guipúzcoa desde primeras horas de la mañana paró todo el sector industrial. El comercio y los servicios cerraron prácticamente en la totalidad de los pueblos de la provincia, salvo en San Sebastián e Irún que lo hicieron por la tarde. Fuentes oficiales señalaban a las doce del mediodía de ayer que el paro afectaba a un 70% del censo laboral guipuzcoano. A primeras horas de la tarde, el paro era total.

Fuertes y constantes manifestaciones, así corno una gran tensión, tras conocerse los sucesos de Rentería, fueron la nota más destacada de toda una jornada que superó con mucho las previsiones de las propias organizaciones convocantes.

En las manifestaciones se pro firieron gritos relativos a la amnistía, así como los lemas: «Vosotros. fascistas, sois los terroristas» y otros pidiendo la disolución de los cuerpos represivos.

Rentería amaneció prácticamente cerrada. Hacia las doce se celebró una asamblea popular en la plaza del Ayuntamiento, donde se decidió acudir a la factoría cercana de Orbegozo para hacerla cerrar. Se formó una manifestación compacta de unas 6.000 personas y tras recorrer la calle Viteri y torcer hacia la carretera de Lezo, se encontró de frente con tres jeeps de la Guardia Civil. Tras la sorpresa inicial por ambas partes, los jeeps encendieron las -luces y aceleraron contra la manifestación para disolverla, disparando al aire balazos de goma por las puertas de atrás. Ante esta intervención, los manifestantes comenzaron a formar barricadas y se produjeron grandes enfrentamientos.

Un cuarto de hora más tarde se reagruparon unas mil personas, que decidieron en manifestación dirigirse al cuartel de la Guardia Civil. Al ver la dotación del cuartel que el grupo se acercaba, comenzó a disparar pelotas de goma, pero como los manifestantes siguieron avanzando, hicieron fuego real con sus metralletas.

Pasa a las págs. 18 y 19

Un muerto y siete heridos de bala en Rentería

(Viene de primera página)

En este enfrentamiento la Guardia Civil disparó con fuego bajo, como luego se vería por el estado de los heridos, que presentan los siguientes partes médicos:

Josu Ascasíbar San Martín, herido de bala en la pierna izquierda; José María Tolosa, herida de bala en el tobillo derecho; Julio Marqués Sein, herida de bala en la pierna derecha; Alberto Vidaurre, herido de bala en el muslo derecho y Paquita Vila, herida de bala en el brazo derecho. Todos ellos fueron atendidos inicialmente en la Cruz Roja de Rentería y trasladados a la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, de San Sebastián.

En San Sebastián, donde la víspera por la noche se habían producido gravísimos enfrentamientos al disolver la policía las senta das pro amnistía en varios barrios de la ciudad, los empleados de banca, Cajas de Ahorro y Seguros celebraron ayer por la mañana una asamblea, tras la cual iniciaron una manifestación en el bulevar a las seis de la mañana. Aunque inicial mente eran quinientas personas, conforme recorrían las calles donostiarras el grueso se fue haciendo cada vez más numeroso, hasta lle gar al número de unos 8.000. Tras un largo recorrido, y cuando esia ban pasando el puente sobre el río Urumea, la Policía Armada dis persó a los manifestantes, que or ganizaron fuertes barricadas en el barrio de Gros y en el Ensanche, a las dos riberas del río.

A últimas horas de la tarde de ayer, EL PAIS pudo saber que se encontraban detenidas en la comi saría de policía de San Sebastián, seis personas acusadas de formar piquetes en favor de la huelga.

En las poblaciones de gran contingente industrial se produjeron también grandes movilizaciones. A las diez de la mañana una manifestación de unas 8.000 personas salía de Villafranca de Ordicia, en la comarca del Goyerri, para dirigirse hacia la localidad de Beasain, distante dos kilómetros. Al llegar a ésta fueron dispersados violentamente por la policía, tras lo cual se levantaron barricadas paralizando la carretera general y las vías del tren. Una persona alcanzada por una bala de goma a la altura del corazón fue ingresada en la clínica de San Miguel de Beasain, así como un niño de trece años, alcanzado en las piernas.

En el Goyerri, en la localidad de Zumárraga, al salir los trabajadores de las fábricas se organizaron en manifestación que fue disuelta con gran violencia por la Guardia Civil. De esta manifestación sería trasladado a San Sebastián un herido por pelota de goma en la sién, con traumatismo craneal y otorragia.

Otras manifestaciones se produjeron también en la mayoría de las localidades guipuzcoanas. A mediodía de ayer, unas 5.000 personas recorrían las calles de Hernani, y otro tanto lo hacían en la localidad de Zarauz, donde además se encerraron veintidós personas en huelga de hambre dentro del Ayuntamiento, hasta que termine esta campaña en pro de la amnistía.

Tras esta jornada de huelga general, mañana está previsto que se celebren encierros en las iglesias de numerosos pueblos, que durarán hasta la mañana del domingo. Los diarios de San Sebastián no saldrán hoy a la calle en señal de protesta por los hechos de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1977

Más información