Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaire: liberados los periodistas españoles

Kinshasa, Madrid

Los siete periodistas occidentales (cuatro de ellos españoles, un británico, un francés y un alemán) fueron puestos en libertad ayer, tras comparecer en un simulacro de proceso en los estudios de la Televisión de Zaire, en presencia de diplomáticos y periodistas, y en el que fueron acusados de actuar como espías.

La Oficina de Información Diplomática del Ministerio español de Asuntos Exteriores informó ayer por la tarde en Madrid que los cuatro periodistas españoles, Javier G. Llamas, Benito Iglesias, Manuel H. Reverte y Jesús González Green, se encontraban ya en la embajada española en Kinshasa y que serán repatriados en breve. El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y el ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, habían dirigido telegramas al presidente Mobutu, pidiendo su intervención para conseguir la rápida liberación de los periodistas.Los siete periodistas comparecieron ante las cámaras con aspecto cansado y desaseado. Junto a ellos estaba el auditor militar, general Likulia Bolongo, quien leyó una extensa declaración, en la que denunció a los periodistas como «espías y elementos subversivos». El general Bolongo afirmó que podían haber sido juzgados sumariamente y ejecutados inmediatamente, si no llega a ser por la intervención del presidente Mobutu.

La finalidad de este simulacro de juicio era demostrar si eran espías o no, pero, una vez pronunciadas las acusaciones, los periodistas no pudieron responder a las acusaciones zaireñas. El general Bolongo advirtió a los informadores presentes que no podían tampoco dirigir preguntas a sus colegas. No obstante, Colin Smith, del diario británico The Observer, pudo declararles que durante los primeros días de su arresto lo había pasado mal, pero que después mejoró su situación. «Me amenazaron de muerte. No había luz ni agua. Parecía que estábamos en el interior de una mina de carbón», dijo el periodista británico.

Detrás de las cámaras estuvieron presentes representantes diplomáticos y periodistas, que siguieron el proceso con visible disgusto. Los diplomáticos franceses se negaron a asistir al acto. Los embajadores de España, Gran Bretaña y República Federal de Alemania, a pesar de que habían sido invitados, tampoco estuvieron presentes y enviaron representantes del cuerpo consular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 1977

Más información

  • Junto con tres colegas europeos, tras un simulacro de proceso